FERIA DE NIMES

Pitos como rayos

Al ídolo Paco Ojeda le sonaron ayer a rayos los pitos con que la afición nimeña dedicó a su actuación. Al ídolo Paco Ojeda no le soplaron sus vientos favoritos y sabido es que la vulgaridad más visible es su aliada cuando le falla su concepción del toreo.De respeto o lo que se entiende de respeto, en la jerga, no fueron sus toros, aunque los Jandilla lidiados ayer tenían buen aspecto y hasta casi íntegras todas las cabezas. Todo un torero trompo era Ojeda ante su primero. Recorría medíos, tercios y tablas atizando el trapazo furtivo por donde caía; cuando no estaba dudándole, mostraba a la concurrencia que el toro no servía. Ensayó el absurdo unipase y la torpeza manifiesta en el manejo del capote.

Jandilla / Vazquez, Ojeda, Litri

Seis toros de Jandilla, bien presentados, sin fuerza y de juego desigual. Curro Vázquez: ovación y salida al tercio; pitos. Paco Ojeda: pitos; división. Litri: oreja; palmas. Arenas de Nimes. 20 de mayo. Tercera corrida de feria.

A Curro Vázquez le fallaron sus propósitos ante la invalidez manifiesta de su primero. En labores de enfermero estuvo Curro pues pocas veces una faena ante un inválido ha sido tan bien medida, tan exquisita y con retazos artísticos que al final hacía olvidar la caída del toro. El cabeceo peligroso del manso cuarto y el dichoso viento deparó al diestro de Linares un pulcro trasteo. Miguel Litri cortó una oreja a ley por extraer tandas mandonas de derechos y naturales, al noblote tercero. Todo en series largas, en ocasiones hasta siete naturales seguidos y rematados con el de pecho llevándose al toro al hombro contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de mayo de 1988.