Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un inspector testifica que es habitual detener al acompañante de un sospechoso

; El inspector José Juan Jiménez Martín aseguró ayer en la vista oral del juicio por la desaparición del Nani que es normal en la policía cuando se arresta a un delincuente detener también a la persona que pueda acompañar a aquél aún cuando no recaigan sospechas sobre el acompañante.El testigio hizo esta afirmación en relación con las circunstancias que rodearon el arresto, el 12 de noviembre de 1983, de Concepción Martín,compañera de Ángel Manzano.A Concepción Martín,se le aplicó en aquella ocasión la ley antiterrorista.

MÁS INFORMACIÓN

Normalmente, cuando se detiene a un individuo se detiene a él y al que está con él, para hacer gestiones", respondió el inspector Jiménez; al letrado de la. acusación Jaime Sanz de Bremond, después de que éste le inquiriese sobre la detención de Concepción Martín. Bremond preguntó entonces si tal hecho se daba en todos los casos, a lo que el declarante, uno de los agentes que detuvo a la mujer, respondió: "Cada uno sabe lo que tiene que hacer".El inspector dijo que sus superiores le informaron de que se sospechaba sólo de Manzano y de Corella cómo atracadores de la joyería Payber.

Concepción Martín fue detenida sin sospechas, según el testigo, y trasladada a las dependencias policiales de la Puerta del Sol donde, sin mediar interrogatorio, se solicitó al ministro del Interior que se le aplicase la ley antiterrorista. José Barrionuevo autorizó poco después la incomunicación de la mujer.

La compañera de Manzano estuvo incomunicada durante 72 horas, hasta que se la puso en libertad * argos. Concepción Martín denunció ante el tribunal que fue objeto de vejaciones en las dependencias policiales.

Embarazo

Concepción Martín se encontraba entonces embarazada de siete meses. Todos los inspectores que han declarado en el juicio y que participaron en la detención de la mujer o la vieron en la brigada aseguran que no notaron ese embarazo.

El inspector Jiménez Martín testificó en otro momento que vio a Santiago Corella a las cuatro de la madrugada del 13 de noviembre con tres de los procesados -el comisario Francisco Javier Fernández Álvarez y los inspectores Victoriano Gutiérrez Lobo y Francisco Aguilar González- cuando, según el agente, iban a salir de las dependencias policiales. Los ahora acusados dijeron entonces, según el testigo, que iban a una gestión de búsqueda de unas armas. Jiménez Martín agregó que a esa hora el Nani iba 'andando normalmente". Estos, extremos no figuran en la declaración sumaria¡ hecha por el inspector ante el juez instructor, Andrés Martínez Arrieta. La versión de los procesados indica que Santiago Corella se fugó en un descampado de Vicálvaro en la madrugada del día 13, cuando tres agentes le conducían en busca de unas armas enterradas.

El inspector Jiménez, de 31 años y jubilado por incapacidad al recibir un tiro en la mano, añadió que también vio al Nani en la brigada en la tarde del 12 de noviembre. El testigo indicó que no le apreció lesiones y que "estaba frente a un inspector sentado normalmente". Existe un parte de lesiones de Santiago Corella, efectuado a las 18.55 horas y realizado por médicos de la Dirección General de la Policía.

En la sesión de tarde declararon también los entonces policías nacionales Antonio López Morales y Antonio Quintana Fernández, que estuvieron de guardia en - calabozos el 12 de noviembre de 1983. Ambos agentes señalaron que el libro de calabozos, donde fue escrito un RIP al lado del nombre del Nani, no era un documento oficial. El abogado de la familia Corella, José Antonio Sanz Grassa, señaló al segundo testigo si tenía constancia de una circular interna de Interior obligando a la existencia de dicho libro, a lo que el agente respondió que lo ignoraba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988

Más información

  • El policía asegura que vio al 'Nani' salir hacia Vicálvaro en busca de unas armas