Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskalduna puede reabrirse el lunes, contra la posición del ministro de Industria

El ministro de Industria y Energía, Luis Carlos Croissier, afirmó ayer al término del Consejo de Ministros que "por muchos trenes y autobuses que se quemen, los astilleros de la ría del Nervión éstos no se reabrirán". Croissier justificó el cierre patronal de Euskalduna, efectuado el pasado lunes, por los graves enfrentamientos que se vienen produciendo en esa factoría bilbaína en los últimos meses; y dijo que el Gobierno no cederá a las presiones de los trabajadores.Sin embargo, a última hora de la noche de ayer la agencia Efe informó que un responsable de Euskalduna había comunicado a un representante del comité de empresa la reapertura de la factoría el próximo lunes, día 16, según parece, aunque este extremo no ha podido ser confirmado, por una resolución del delegado territorial de Trabajo, Jaime Amir, en la que se considera "ilegal" el cierre del astillero. Para hoy está previsto, según la misma agencia, que Amir comunique oficialmente su decisión a Astilleros Españoles y al Gobierno civil de Vizcaya, institución ésta que a su vez es probable que dirigida un comunicado sobre el asunto.

Los trabajadores de Euskalduna realizan acciones de protesta para exigir de la Administración del Estado el cumplimiento de los acuerdos de reconversión naval suscritos en 1984, en los que se estipulaba que los excedentes laborales de los Fondos de Promoción de Empleo no recolocados volverían a sus antiguos puestos, una vez concluida, tras años después, la vigencia de esos fondos.

Por otra parte, ayer se produjeron, por tercer día consecutivo, enfrentamientos entre trabajadores de Astano y fuerzas de la Policía Nacional en las inmediaciones de la factoría.

Después de la celebración de una asamblea en la que se rechazó su intención inicial de trasladarse a Santiago de Compostela, varios centenares de trabajadores en situación de excedencia, junto a los inscritos en los fondos de regulación de empleo, ocuparon la vía del ferrocarril.

Ante la negativa a abandonar sus actitud, las fuerzas policiales dispararon pelotas de goma y botes de humo. Un grupo de trabajadores encapuchados respondió con el lanzamiento de tomillos, tuercas y otros objetos contundentes.

En los enfrentamientos se produjeron algunos contusionados, aunque sin importancia, replegándose los trabajadores hacia los comedores de las instalaciones del astillero.

Según las declaraciones de un portavoz del comité de empresa a Efe, lanzaron objetos desde dentro de la fábricas para defenderse, y los trabajadores estaban encapuchados "porque la policía se dedica a filmamos en vídeo y no queremos que se identifique y detenga a ningún compañero".

Posteriormente, miembros del comité, acompañados de otros trabajadores, se desplazaron hasta el edificio de dirección de la empresa para manifestar su protesta por la orden que fija la hora de entrada a las seis de la mañana a partir del próximo lunes, en lugar de a las siete, como se venía haciendo hasta ahora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988