Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Ausencia total de expectativas

Un ambiente totalmente negativo ha venido a confirmar que en la coyuntura actual las sesiones de bolsa no tienen continuidad alguna, ya que el cierre anterior había animado a los inversores a tomar algunas posiciones que han debido desmontarse a toda prisa, ante la marcha de los acontecimientos. Nada ha cambiado en el entorno económico para que la sesión abriese con una marcada orientación vendedora, a no ser el convencimiento de que los tipos de interés terminarán remontando posiciones. El caso es que las ventas han conseguido imponerse en muchos casos y que el índice general del mercado madrileño ha registrado su tercera repetición del año.La continuidad ha estado en las tomas de beneficios en los sectores industriales, en el buen momento de Telefónica y en los intentos de algunos valores bancarios de salir del bache en que se encuentran. Sin embargo, en esta ocasión se ha impuesto el papel, aunque las pocas centésimas de diferencia entre una sesión y otra apenas tienen importancia en la trayectoria del mercado.

Entre los sectores industriales sólo avanza el químico, pero gracias a la ponderación de uno de sus valores, Torras, que ganó otros 63 enteros en medio de un mercado en el que la falta de orientación era la única nota destacada.

Los primeros corros fueron los que pusieron el acento negativo a una jornada en la que la ausencia de expectativas impidió mejores resultados en otros sectores. Los tanteos de cada día se dejan llevar por el ambiente inicial de la sesión y, en estas circunstancias, es lógico que los posibles compradores prefieran esperar a ver las cosas más claras.

Las posiciones al cierre eran similares a las de los días anteriores, es decir, se daban algunos tanteos compradores que trataban de mejorar el ambiente, mientras que el papel esperaba acontecimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 1988