LAS NUEVAS COMUNIDADES / 7

No saber cuándo ceder la palabra

El Grupo Socialista, con 14 diputados, pedirá por escrito en el plazo de un mes la dimisión del presidente de la Cámara, el centrista Manuel Fernández llarraza, "quien nos debe el cargo y tendría que haberlo abandonado por dignidad", explica un diputado socialista.

Tras las elecciones autonómicas, el PSOE se comprometió a apoyar a llarraza a la presidencia del Parlamento a cambio de que el CDS diera sus cuatro votos a la cándidata socialista a la presidencia del Gobierno regional, Alicia Izaguirre. La primera parte de la historia se cumplió, la segunda no.

Hace unos meses llarraza dijo: "Si lo socialistas piden mi cargo, ahí está". Y los socialistas, que se sienten traicionados, lo solicitarán en breve haciendo coincidir la petición con "la oportunidad política del momento". Félix Palomo, anterior presidente del Parlamento, podría ser el recambio de llarraza a no ser que este último intente conseguir el apoyo de AP para con tínuar en el cargo.

Más información

Incapacidad

Sobre llarraza llueven acusaciones socialistas. Un destacado dirigente del PSOE en la Cámara explica que llarraza no sabe conducir los debates; que favorece al Gobierno de AP en momentos claves, y que tanto desconoce el reglamento que "no sabe cuándo tiene que ceder la palabra".Este diputado socialista, que prefiere mantenerse en el anonimato, recuerda una reciente intervención del presidente regional, Joaquín Espert, quien dijo, dirigiéndose al diputado Peche (PSOE): "rne avergüenza que un abogado en ejercicio se atreva a prejuzgar lo que va a decir el Tribunal Constitucional". Peche pidió la palabra por alusiones, pero Ilarraza no se la concedió.

Esta incapacidad manifiesta que los socialistas imputan a Ilarraza tiene mucho que ver, según ellos, con la falta de dedicación exclusiva para este cargo en el único Parlamento autonómico.

El grupo socialista quiere conseguirla bien a través de consenso de todos los grupos, bien a través de la modificación del reglamento de la Cámara que fue aprobado a finales de legislatura anterior.

La imaginación, según Rodríguez Moroy, del PRP, sería suficiente para solventar algunos puntos como el período anual legislativo de cuatro meses o la falta de remuneración fija para los diputados.

A propósito de esto último, el portavoz regionalista recuerda que la situación del anterior presidente del Parlamento, el socialista Félix Palomo, rayaba la ilegalidad. "Palomo tenía un sueldo mensual a pesar de que el estatuto dice que los miembros de la Diputación general no percibirán retribución fija por su cargo sino únicamente las dietas que se determinan por el ejercicio del mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de abril de 1988.

Lo más visto en...

Top 50