Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un equipo combativo

La Asociación de Vecinos San Cristóbal se constituyó el 27 de septiembre de 1977, y se ha revelado como una de las más combativas de Madrid. Con 850 socios, está empeñada en participar en el destino de un barrio extraño, donde se mezclan sin orden ni concierto los edíficios de lujo con las viviendas subvencionadas, las cocheras de la EMT y la propia estación de Chamartín con núcleos de chabolas. La asociación ha asistido a todos los plenos municipales y a los propios de la junta municipal.En estos años se han conseguido algunos logros importantes, como cuando forzaron a la inmobiliaria DARSA a rebajar el precio de unos pisos que se querían vender a precios de mercado libre cuando se habían construido,con subvenciones oficiales, o la construcción de la residencia de ancianos Club Castilla, que ellos quisieron bautizar como club Herminio Mínguez, secretario de la asociación, en reconocimiento a su entrega en estos años.

Ahora están con el problema del colegio público María, Guerrero, que se cae de viejo, con los terrenos vallados del Canal de Isabel II, que quieren reconvertir en paseo, y con la eterna lucha contra la contamínación de humos y acústica que provocan los 1.000 autobuses de las cocheras de la EMT, su propia empresa, o con las ventas de tres solares públicos que se han adjudicado a constructoras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 1988