Neira considera "antidemocrática e injusta" la decisión de la confederal

El ex secretario general del metal de Cataluña de UGT Francisco Neira afirmó ayer que acepta "disciplinadamente" la suspensión cautelar de militancia impuesta por la comisión ejecutiva confederal del sindicato y añadió que defendería a laUnión General de Trabajadores "hasta el final, por lo que es absolutamente impensable una escisión por mi parte y, según creo, por parte de ninguno de mis compañeros".Neira dejó claro, sin embargo, que la actitud de la confederal "es antidemocrática e injusta", y empeñó varias veces su palabra de honor para proclamar su inocencia: "Jamás incité a la violencia ni participé en los hechos del pasado viernes, y todo eso quedará claro tanto en los tribunales ordinarios (refiriéndose, a la querella que ha interpuesto contra Manuel Fernández, Lito) como en la comisión de conflictos de UGT y del PSOE".

El ex secretario catalán del metal, que ofreció una conferencia de prensa acompañado por Eduardo Angulo (otro de los militantes a los que se ha implicado en los enfrentamientos del viernes), dijo estar estudiando la posibilidad de acudir a los tribunales "para salvaguardar mis derechos como militante sindical, ya que se me ha suspendido de militancia sin darme oportunidad de defenderme ni ofrecer mi versión de los hechos, y eso me parece inconstitucional".

Campaña de desprestigio

Neira no quiso pronunciarse sobre la posible responsabilidad directa del secretario general de UGT, Nicolás Redondo, en la que calificó de "campaña de desprestigio contra Antonio Puerta y quienes le apoyamos". Se limitó a comentar que "como secretario general, Redondo tiene, al menos, parte de la responsabilidad en estas maniobras sucias, pero sigue siendo una persona profundamente respetada por los militantes de UGT, entre ellos yo mismo, y seguiré diciendo esto aunque me echen definitivamente".El sindicalista insistió en que "la crisis del metal arranca del pucherazo efectuado en el pasado congreso de Cataluña por los opositores a Puerta, pucherazo reconocido por la confederal al admitir que los mandatos de voto eran 7.000 y no los 9.000 que aparecieron". "Ahora, sin embargo, la confederal nos suspende a nosotros y no a quienes se descalificaron a sí mismos por falsear un proceso democrático", continuó.

Sobre las consecuencias de la crisis, Neira opinó que "todo esto es muy negativo para nuestra implantación en los centros de trabajo, igual que es malo reiniciar todo el proceso congresual. Sobre esta última cuestión", puntualizó, "quiero afirmar que Puerta vencerá en Cataluña hoy, mañana o pasado, porque sus partidarios son mayoría aunque pese a algunos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción