Tribuna:LOS MADRILES
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

José Luis Verdes

Mira, Umbral, a mí las grandes ideas se me ocurren cagando, el premio de São Paulo, el premio de Alejandría, todos los premios los he pensado en "el trono", como yo digo, y luego me los han dado, sí, ya sé que lo del "trono" está escrito por algún escritor, yo, como no leo no me había enterado, por cierto que una vez casi se lo suelto al Rey sin darme cuenta, cuando me preguntaba cómo se me ocurrían las cosas, qué juego de palabras tan infecto, fíjate si se me llega a escapar, madrileño, sí, yo soy madriles total, judeomadrileño, la finca la tengo en Úbeda, los cerdos los tengo en Úbeda, me gusta levantarme de madrugada a ver cómo pare la cerda, pero me gustan más las ovejas, cuando estoy cachondo para pintar me vengo aquí, a este barrio de Barajas, ya lo ves, por aquí se pasea Alfonso Grosso, uno que es sevillano él, y se paseaba Úrculo, y Joaquín Parejo-Díaz, del cine, si te recuerdas, en el barrio me llaman el Muri, por Murillo, en el bar Platón, ya ves qué nombre para un bar, me paso el día jugando al mus, sí, con Juan Luis Cebrián también juego, Juan Luis es buen jugador, pero demasiado intelectual, tiene corazonadas, en el mus, como en la vida, claro, coño, sólo que se las aguanta, y en el mus es importante la corazonada, y más en la vida, lo que estoy haciendo ahora ya lo ves, viejas estampas clásicas casi enterradas por la materia (una materia densa, propia de la abstracción / 60), me gusta descubrir lo oculto, y luego aquí tienes este Franco a contratipo, vestido de señora, no me gusta la realidad directamente, sino la realidad a través de los símbolos, yo, a los ocho años, me enamoré de mi tía/ abuela, en un balneario, y le hice un retrato, y ella lo rompió, y desde entonces me cuesta pintar mujeres, un trauma, ya ves, luego he hecho mucho contratipo y ahora estoy en esto, sí, este estudio también lo usé de picadero, o sea que alguna vez he traído una tía, pero poco, las mujeres llevan mucho tiempo, es mejor dedicárselo al mus, o a pintar, siempre con luz eléctrica, como Bacon, ahora que me lo dices, pero toma más pan con vino, Umbral, yo sé que a ti te gusta mojar pan en el vino, no, esa corbata que ves ahí, tan cursi, no es mía, es de un amigo que se me murió, siempre que la veo le recuerdo, y qué corbata más espantosa, el pobre, el vino es de Navarra, ya lo ves, y el pan acabo de comprártelo, yo estoy gordo por la angustia, a mí me engorda la angustia, pues la angustia es el miedo, miedo a la creación, al papel, al lienzo, todo el material es muy caro, no se puede desperdiciar, quizá por ahí me salga el judío, mañana me vuelvo a la finca, que me va a parir una marrana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS