Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irak reconoce el avance de fuerzas iraníes en el frente norte con ayuda de los rebeldes kurdos

El Estado Mayor iraquí acusó ayer a los rebeldes kurdos de haber facilitado la ocupación por las fuerzas iraníes de varias localidades del norte del país. En el comunicado, que daba cuenta del "éxito" de una importante operación contra las bases de los insurgentes, el Gobierno de Bagdad reconoce por primera vez, desde el inicio de la guerra, la existencia de una "rebelión" en el Kurdistán iraquí.

Los comunicados militares de Teherán no han mencionado la participación en las operaciones de sus aliados los rebeldes kurdos iraquíes, aunque lo habitual es que las ofensivas en la zona norte del frente las realicen junto a la Unión Patriótica del Kurdistán Iraquí (UPK, del Yalal Talabani), fuertemente implantada en la provincia de Suleimaniya.El éxito de esta ofensiva ha tenido, según los observadores, un gran impacto psicológico, que las autoridades iraníes han aprovechado para hacer nuevos llamamientos a la movilización de la población.

Un portavoz militar iraquí reconoció anteayer la caída en manos iraníes de las ciudades de Halabya (70.000 habitantes) y Jormal, situadas en el extremo oriental de Suleimaniya, donde viven cerca de la mitad de los dos millones de kurdos iraquíes. Suleimaniya, como las otras dos provincias kurdas de Irak (Arbil y Dohuk), se beneficia de un estatuto de relativa autonomía que, sin embargo, no satisface las aspiraciones independentistas de sus habitantes, abiertamente animados por Irán.

Mientras tanto, han continuado por ambas partes los bombardeos contra poblaciones civiles. Las fuerzas iraníes dispararon ayer un nuevo misil tierra-tierra sobre Bagdad, otro sobre Amara (al sureste de Irak) y 12 de corto alcance contra el puerto de Um al Kasr, también al sureste. El cohete lanzado sobre la capital iraquí hace el número 34 (26 según Bagdad) desde el inicio de esta nueva etapa de la guerra de las ciudades.

La aviación iraquí, por su parte, atacó con éxito, según un comunicado militar de Bagdad, varios petroleros estacionados en un muelle de la terminal petrolera iraní de la isla de Jarq, al noreste del Golfo Pérsico, a unos 220 kilómetros de las costas iraquíes. Radio Teherán dio cuenta también de varias incursiones aéreas iraquíes contra las ciudades iraníes de Batjarán, Hanadán, al oeste del país y Dezful al suroeste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de marzo de 1988