Un controlador aéreo de Fuerteventura desasiste a dos aviones que querían aterrizar

La Dirección General de Aviación Civil ha abierto un segundo expediente disciplinario al controlador aéreo Pedro García Vivancos, con base de trabajo en el aeropuerto de Fuerteventura, por unos hechos acaecidos el miércoles, cuando dos aviones, uno de Iberia y otro de la compañía Air Europa, se vieron obligados a sobrevolar durante 15 minutos las instalaciones del aeropuerto sin posibilidades de tomar tierra por ausencia en la torre del controlador de turno que diera las instrucciones precisas.

Los dos aparatos, un 727 y otro de similares características que procedían de Gran Canaria y Tenerife, respectivamente, tuvieron que continuar por espacio de un cuarto de hora bajo control de Gran Canaria.El director del aeropuerto de Fuerteventura, Juan Ruiz Martínez, que mantuvo ayer una larga reunión con Pedro García Vivancos, precisó a Radiocadena Española que en estas ocasiones los aparatos jamás se encuentran a la deriva sino que permanecen controlados por el centro de control de Canarias; por tánto "no ha habido peligro para los pasajeros o el avión". "La opinión pública", recalcó, "debe saber que en hechos de este tipo jamás se está desasistido".

Reincidencia

Para Ruiz Martínez la irregularidad del controlador se reduce a una falta laboral. Sin embargo, Pedro García Vivancos reincide en este tipo de incumplimiento, pues ya en el mes de julio de 1987 fue protagonista de un incidente similar. Entonces obligó a un avión a sobrevolar el aeropuerto durante 20 minutos, hasta que otro controlador -fuera de turno, que había ido a despedir a su novia- se hizo cargo de la torre de control. En ambas ocasiones Pedro García justificó su impuntualidad con la excusa de haberse quedado dormido.El pasado miércoles el controlador debía haberse incorporado a su puesto a las 7.30, es decir media hora antes de que el aeropuerto empezase a operar. García Vivancos llegó al recinto a las 8.15, 15 minutos después de que estuviese prevista la llegada de los dos primeros vuelos de la mañana.

García Vivancos manifestó ayer, en declaraciones a Radiocadena Española en Fuerteventura, efectuadas unos minutos antes de iniciar una larga reunión con su superior inmediato, que lamentaba lo ocurrido, aunque consideraba desproporcionada y desmedida la situación y la reacción creada. El trabajador aseguró estar a disposición de las autoridades competentes y "abierto a cualquier investigación".

Sin embargo, la tramitación del anterior expediente abierto a Pedro García por la Dirección General de Aviación -Civil, de julio 1987, no parece haber llegado aún a su término y no existe constancia alguna, según fuentes de la delegacion del Gobierno en Fuerteventura y del Gobierno Civil de Las Palmas, de que se haya sancionado al controlado.

Pedro García Vivancos, según diversas fuentes consultadas por este periódico, además de su trabajo en el aeropuerto desarrolla otras labores profesionales como arquitecto o aparejador técnico y está casado con la juez del Juzgado de Primera Instancia de Puerto del Rosario (Fuerteventura).

La jornada del miércoles, fiesta en la isla, en donde todavía no han terminado los carnavales, el aeropuerto comenzó a estar operativo a las ocho de la mañana y concluyó, como todos los días, a las ocho de la tarde. García Vivancos es uno de los dos controladores que, en dicho recinto, trabaja y da instrucciones al promedio de 10 o 12 vuelos que cada día entran o salen del aeropuerto, a excepción del viernes, día en el que se registran 16.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de marzo de 1988.

Lo más visto en...

Top 50