Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi y Mendoza debaten en la SER la creación de una Liga europea

Las competiciones europeas de clubes de fútbol deben evolucionar hacia la creación de una Liga continental entre los mejores que se dispute los miércoles. De momento, se dijo, se podrían reformar aquéllas en el sentido de que hubiera unas eliminatorias iniciales y después, con los clasificados en ellas, una liguilla. Ésta fue la conclusión a la que se llegó ayer en un debate mantenido en la sección Punto y aparte del programa Hora 25, de la Cadena SER. En él intervinieron el comisario europeo Manuel Marín; los presidentes del Real Madrid, Ramón Mendoza, y del Milán, Silvio Berlusconi, y el jugador madridista Jorge Valdano.La Liga europea de los miércoles, dijo Berlusconi, serviría para que los altos costes que supone mantener las plantillas de los clubes más potentes se compensaran y, además, el espectáculo se ampliase para los aficionados. "Incluso", apostilló, contribuiría al reforzamiento de la unidad europea al aumentar los contactos". Berlusconi, que es el promotor de la idea y está pulsando el criterio de los dirigentes de los principales clubes antes de hacer una propuesta concreta a la Unión Europea de Fútbol Asociación (UEFA), también comentó que podría plantearse con diferentes categorías a fin de que ningún conjunto se quedase fuera de ella a la fuerza.

Una reforma

Mendoza admitió que, de momento, es dificil su instauración y que, en efecto, se tendría que andar con tiento para que no se produjeran agravios comparativos. Pero insistió en que, respetando siempre las normas de la UEFA, un organismo del que no cabe prescindir, habría que buscar la fórmula idónea para propiciarla. En su opinión, habría que estudiar la reforma de los actuales certámenes para evitar la eliminación prematura. "No es lógico que un equipo como el Nápoles se haya quedado al margen de la Copa de Europa tras una sola "eliminatoria", recalcó. A propósito de ello, puso el ejemplo de este mismo torneo en el caso del baloncesto, en el que ocho cuadros afrontan una liguilla, lo que representa jugar siete partidos en el campo de cada cual.Valdano comentó que esta Liga tendría para los clubes muchos atractivos, así como también para el público, que ahora puede pasarse meses sin tener la oportunidad de presenciar un encuentro como el Real Madrid-Bayem Múnich de mafíana o un Milán-Real Madrid.

Marín aludió a las negociaciones entabladas respecto a la libre circulación de los futbolistas por los diferentes países en su condición de trabajadores, en las que él ha participado. Dio por sentado que se llegará a ella y recordó que en Italia acaba de aprobarse la admisión del tercer extranjero en los clubes.

Por supuesto, no se trataría en ningún caso de ignorar los torneos nacionales, que seguirían desarrollándose los domingos. "Lo que ocurre es que las plantillas tendrían que aumentar", matizó Berlusconi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1988