Una banda amenaza a comerciantes de Orcasitas para que compren una rifa falsa

Cuatro individuos han sido identificados por funcionarios de la comisaría del distrito madrileño de Usera como supuestamente implicados en las amenazas ejercidas sobre numerosos comerciantes del barrio de Orcasitas. El grupo de matones obliga a los industriales a que les compren papeletas de una inexistente rifa de cuadros de la Virgen de Santa Gema si no quieren enfrentarse posteriormente a las represalias.

Los presuntos integrantes de la banda tienen edades comprendidas entre 22 y 33 años y cuentan con antecedentes por delitos contra la propiedad Según una nota oficial de la policía, los perjudicados han sido requeridos para formalizar denuncia, "pero ninguno ha cumplimentado tal requisito".Félix López Rey, concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid, ha manifestado que sabe que al menos hay un comerciante que compareció en la comisaría para denunciar los hechos. La policía ha confirmado que, en efecto, sólo se ha tramitado una denuncia, presentada por la dueña de una pollería. "Es lógico que los tenderos", explicó López Rey, "tengan miedo, ya que desconfían de que todo esto sirva para algo, mientras que ellos tienen que estar todos los días detrás de un mostrador".

Los supuestos autores de la extorsión parece que actúan desde hace dos o tres meses contra pequeños establecimientos de la meseta de Orcasitas y del poblado dirigido de Orcasitas. Según los vecinos de esta zona, integrantes del clan que ha ideado este peculiar impuesto viven en unas caracolas (casas prefabricadas) del barrio de Villaverde.

El procedimiento utilizado por los autores de estos hechos consiste en presentarse en diversas tiendas con unas papeletas, cuya adquisición exigen a los dueños "mediante veladas amenazas", según fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Visita cada dos días

Los comerciantes sostienen que suelen recibir la visita de los vendedores de la rifa ilegal cada dos o tres días, y que prefieren comprarles papeletas por importe de 200 ó 500 pesetas antes que exponerse a una posible venganza.Uno de los perjudicados ha explicado que los matones han dicho alguna vez que "ya han matado a un tío, y no tienen reparos en volver a hacerlo". Aunque se ha comprobado que el homicidio que se atribuyen es falso, ningún comerciante quiere exponerse a las iras de dichos individuos.

Los delinquentes han asegurado a sus víctimas en otras ocasiones que necesitan el dinero porque están enganchados a la droga. Pero cuando se les ha ofrecido ayuda para que ingresen en un centro de desintoxicación, ellos han rechazado el ofrecimiento.

Hace díez días, un grupo de comerciantes denunció la situación a través de la Prensa, y la policía ha identificado ahora a cuatro de los presuntos autores de las amenazas, en cuyo poder fueron incautadas 136 tiras para el sorteo de unos cuadros de la Virgen de Santa Gema.

Funcionarios de la comisaría de Usera han puesto los hechos en conocimiento de la autoridad judicial, pero los sospechosos no han sido detenidos, debido a que los perjudicados tienen miedo de reconocerlos de forma oficial, aunque lo han hecho oficiosamente, según fuentes policiales.

No ha sido posible concretar la suma supuestamente estafada por la banda, aunque la policía estima que no ha sido muy elevada, debido a que los perjudicados son pequeños industriales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de marzo de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50