Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los excedentes del sector naval no aceptan la prórroga en los Fondos de Empleo

Los trabajadores excedentes de Astano decidieron ayer en asamblea seguir las movilizaciones en contra de la integración en los Fondos de Promoción y Empleo y por su recolocación en el astillero. Ayer finalizaba precisamente la segunda prórroga de un mes del expediente de suspensión de empleo, plazo en el que los trabajadores tenían que decidir su ingreso en los fondos y es previsible que la empresa solicite un mes más de suspensión.

Fuentes del comité de empresa de Astano manifestaron que las negociaciones "aunque lentas siguen abiertas" y que en la última reunión de la comisión de seguimiento del sector naval se les había asegurado que no se abriría ningún expediente mientras no finalicen las conversaciones. "Estamos en terreno de nadie y a la espera de lo que se decida en la próxima reunión del 8 de marzo", señalaron.Actualmente quedan pendientes de recolocación 1.461 trabajadores del astillero ferrolano de los que 77 cumplen 55 años antes del 31 de diciembre de 1991.

Los trabajadores del astillero Euskalduna finalizaban también ayer la prórroga de estancia en los FPE aplicada por AESA para febrero. Este mes, informa Pilar Luengo, ha sido un período de reflexión para que los 1.500 trabajadores que permanecen en los FPE aceptaran un prórroga durante otros 18 meses más, sin embargo ninguno de los operarios ha decidido acogerse a ella.

El comité reivindica la reapertura del astillero, en cumplimiento de los acuerdos alcanzados en 1984 con la dirección de AESA y la administración, según los cuales, los trabajadores no recolocados antes del 31 de diciembre de 1987 se reincoporarían a la plantilla.

Según fuentes del comité "no se ha incorporado nadie a los Fondos y no hay ninguna posibilidad de aceptar esta oferta. Estamos ahora en una situación atípica, y corresponde a la administración presentarnos una alternativa". Durante el mes de enero 79 personas se acogieron a las bajas incentivadas, en su mayoría por problemas de incapacidad laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 1988