Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush, relegado por Dole en dos Estados del Medio Oeste

El senador republicano Robert Dole triunfó el martes en las primarias y en los caucuses de Dakota del Sur y Minnesota, relegando al vicepresidente, George Bush, que casi no había hecho campaña en estos dos pequeños Estados del Medio Oeste, a un tercer y cuarto puestos, por detrás del predicador evangelista Pat Robertson. En el campo demócrata, Richard Gephardt ganó en Dakota del Sur, y Michael Dukakis, en Minnesota.

Estos dos Estados son irrelevantes nacionalmente. Pero para Dole la doble y clara victoria, aunque fuera sin la presencia activa de Bush, que ha preferido concentrarse en el Sur, es una inyección de moral y un impulso psicológico hacia la importante superprimaria, en 20 Estados, el 8 de marzo.Dole, derrotado por Bush en New Hampshire, después de haber vencido al vicepresidente en Iowa, demuestra que continúa en la batalla y aún puede darle guerra a Bush. Sin embargo, George Bush tiene una considerable ventaja, de casi 30 puntos, sobre Dole cara al supermartes, en el que votarán todos los Estados del Sur para elegir un 30% de los delegados de ambos partidos a las convenciones que, en el verano, nominarán a los candidatos definitivos a la Casa Blanca.

El segundo puesto de Robertson en South Dakota y Minnesota es un éxito para este cristiano fundamentalista que pronostica que dará la sorpresa en el Sur. Robertson está apostando por derrotar al vicepresidente Bush en las primarias de Carolina del Sur, el 5 de marzo, tres días antes de la superprimaria. Este telepredicador sureño necesita algo más que segundos puestos para demostrar que es un candidato viable nacionalmente.

En su ofensiva contra Bush, Robertson sugirió ayer que los responsables de la campaña del vicepresidente han filtrado a la Prensa el adulterio de su amigo y colega Jimmy Swaggart, otro predicador del tubo catódico, para desacreditarle y dañar su candidatura. Swaggart ha sido condenado a dos años de rehabilitación por su secta protestante por sus encuentros "pornográficos" con una prostituta.

Bush calificó como "una locura absurda" la denuncia de Robertson. El escándalo Swaggart puede afectar negativamente a Robertson en el Sur, que cuenta con la movilización de los cristianos conversos en esta región, donde el fundamentalismo evangélico está muy arraigado.

Bush continúa siendo el candidato a batir para la designación republicana. Pero el vicepresidente no consigue desligarse del todo del escándalo Irangate. Nuevos documentos aparecidos ayer establecen que Bush sabía, meses antes de lo que ha asegurado, que Estados Unidos estaba intercambiando con Irán armas por rehenes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 1988

Más información

  • El vicepresidente norteamericano se concentra en el Sur