Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descenso de Pujol y auge del CDS en Cataluña, según una encuesta del CIS

La polarización entre dos grupos dominantes -Convergència i Unió (CiU) y Partit dels Socialistes (PSC)- y el suave pero perceptible deterioro de la hegemonía nacionalista son dos de las principales conclusiones de la última encuesta elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) con vistas a las próximas elecciones autonómicas.

Los resultados, obtenidos por EL PAÍS de fuentes de la Administración -y que no han podido contrastarse con la entidad encuestadora-, revelan también un sostenimiento comunista y un despegue del Centro Democrático y Social (CDS).CiU, según los datos recogidos durante la última semana de enero, habría revalidado en esa fecha su mayoría absoluta, aunque por poco: la superaría por un solo escaño (69, estando la barrera divisoria en 68). La última encuesta revela también una tendencia de leve descenso respecto a la de diciembre: del 48% de los votos al 46%, y de 71 escaños a 69. En las autonómicas de 1984 CiU obtuvo 72 diputados.

Mientras el PSC mantiene estable su franja electoral de diciembre, un 32% y 45 escaños -obtuvo 41 escaños en 1984-; el PSUC-IC consolida al alza sus posiciones (7%, 7 escaños) de la anterior encuesta, también por encima de sus últimos resultados en las urnas. Alianza Popular se mantendría estable por debajo del techo alcanzado en 1984 (poco más de un 4%, frente al 7,7%), aunque muchos de sus votantes no declaran sus preferencias en las encuestas.

Entre los partidos pequeños, Esquerra Republicana conservaría cuatro de sus actuales cinco diputados, y el Centro Democrático y Social entraría en el Parlamento catalán, con una horquilla de 2 a 4 escaños, mientras que la encuesta del pasado diciembre le otorgaba sólo dos.

Las leves variaciones de tendencia, de confirmarse, no serían definitivas desde el punto de vista numérico, pero sí podrían serlo desde el político: si la coalición nacionalista en el poder sigue viendo deteriorado su margen, podría llegar a poner en peligro la revalidación de su actual mayoría absoluta. La dinámica de la campaña, sobre todo en circunscripciones pequeñas, será determinante a este respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de febrero de 1988