Detenidos una menor y su novio por la muerte del senegalés en la zona de Azca

Manuel Almansa Muñoz, de 25 años, y su novia, Esther Díaz, de 17 años, han sido detenidos como presunto autor, el primero, y encubridora, la menor, de la muerte del senegalés Ngague Dioup que falleció a las 21.50 del lunes en la calle de Orense, junto al complejo Azca de Madrid, por una puñalada. Según la versión de la policía, la muerte se produjo en una pelea relacionada con un asunto de drogas. Manuel Almansa tiene antecedentes penales por delitos contra la propiedad, y la chica carece de ellos.

La policía ha reforzado la seguridad en Azca con un dispositivo de unos 30 agentes.Manuel Almansa fue detenido a las ocho de la tarde del martes en las cercanías del lugar de los hechos, donde lo encontraron casualmente varios mandos policiales. La policía poseía varios datos sobre el autor del homicidio: había resultado herido, era alto, moreno, de unos 25 años, vestía vaqueros ajustados y se llamaba Manolo, según testigos del crimen. El jefe superior de Policía de Madrid, el comisario provincial y el comisario de Tetuán, cuando pasaban a las ocho de la tarde de ayer por Azca, vieron a un individuo con una herida en la cara que correspondía a la descripción que los testigos presenciales habían facilitado de la persona que se había peleado con el senegalés.

El comisario provincial dio un grito en la calle: "¡Manolo!", y Manolo cometió el error de volverse al oír su nombre. Fue trasladado a la comisaría de Tetuán para interrogarlo.

Según los datos policiales, los novios estaban comprando una pizza cuando el senegalés se acercó a la chica para solicitarle 1.000 pesetas que le debía de una compra de heroína Cuando Esther se negó a entregarle el dinero comenzó a agredirla. Momentos después Manuel Almansa intervino y eni pezó la pelea entre los dos hombres. El senegalés esgrimió un tubo fluorescente que había cogido de un cubo de basura cercano, que rompió y con el que causó la herida que se apreciaba en la mejilla izquier da del detenido cuando estaba siendo interrogado en la comisaría. Manuel Almansa sacó entonces una navaja con la que agredió a Ngagne Dioup, aunque, según confesó a la policía, no pensó que le hubiera matado. Almansa se deshizo del arma blanca en los alrededores de Cuatro Caminos.

Almansa permanecía ayer en la coniÍsaría de Tetuán ves tido con unos pantalones vaqueros ajustados y una botas de baloncesto blancas. Reconoció que había sido consumidor de heroína aunque aseguré que en la actualidad tan sólo tomaba un hipnotizante: Rohipnol. Respecto a la herida de la cara, que ayer llevaba cubierta por un apósito blanco, el detenido aseguró en el primer momento que se la hizo al caer de un ciclomotor. No se confesó autor del crimen, hasta pasadas las cuatro de la mañana de hoy, según la versión policial. Horas después la policía se trasladó a casa de su novia, que vive al igual que Almansa con sus padres, para detenerla como presunta encubridora. Según la policía, los dos han confesado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción