Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGIÓN

Los cristianos de base declaran al nuncio Tagliaferri persona no grata

Diversos colectivos cristianos de base españoles han suscrito un documento en el que critican "la involución eclesiástica y declaran al nuncio apostólico en España, Mario Tagliaferri, persona no grata por lo que denominan "gestión nefasta" al entrometerse, en su opinión, en la vida interna de la Iglesia española. El texto alude a una serie de circunstancias que hacen que la Iglesia sea vista cada día más como una institución cerrada. Este documento ha sido considerado duro incluso en algunos círculos eclesiásticos progresistas. Éste es el primer texto hecho público por colectivos eclesiales que de una manera abierta descalifica la actuación de Mario Tagliaferri.

El documento enuncia una serie de preocupaciones, entre las que figuran el "secretismo", "las descalificaciones a la teología de la liberación", "las reiteradas acusaciones públicas a colectivos eclesiales de base" y "la estrategia de nombramientos en tareas de responsabilidad y gobierno". El texto está suscrito por la Iglesia de Base de Madrid, la Coordinadora Estatal de Comunidades Cristianas Populares, la Coordinadora Estatal de Comités Oscar Romero, Cristianos por el Socialismo, oel Colectivo Dominicano por la Justicia y la Paz y Cristianos por la Paz.Estas preocupaciones que ponen de manifiesto los colectivos firmantes son "clara expresión de un decidido afán restauracionista que tiende a cerrar las ventanas abiertas por el Concilio Vaticano II y volver a épocas de neocristiandad". Frente a ello proponen el respeto al pluiralismo y la renuncia a actuaciones autoritarias, así como el apoyo a quienes "se esfuerzan por descubrir el rostro de Jesús y la fuerza del Espíritu entre los pobres y marginados de la tierra".

Los firmantes se preguntan si la Iglesia sirve al pueblo de Dios bendiciendo a movimientos como el Opus Dei, Comunión y Liberación y neocatecumenales, mientras "descalifica y acosa a otros". "Cuando un nuncio -como parece ser el caso de monseñor Mario Tagliaferri- se entromete en la vida interna de una Iglesia local, e incluso en la vida sociopolítica, excediéndose en sus funciones convencionales: ¿en qué lugar quedan los obispos?; ¿a quién corresponde impulsar y dirigir la Iglesia española?; ¿dónde y cómo se traduce la práctica de la colegialidad episcopal?", se preguntan los autores del documento. "Rechazamos con firmeza las formas impositivas y nada transparentes con las que el actual nuncio en España lleva a cabo su función: creemos que su gestión es nefasta para la vida de la Iglesia española", señala el texto. Por ello, los colectivos firmantes declaran persona non grata a monseñor Tagliaferri "y nos alegraría que ello fuese tomado en consideración por quien corresponda".

Opción por los pobres

A pesar de todas las preocupaciones enunciadas, los colectivos de base aseguran mantener su esperanza: "La fe en el Señor Jesús y su Buena Noticia de liberación a los pobres y orpimidos nos mueven a esperar contra toda desesperanza y procuramos no desfallecer en nuestro compromiso de vivir la opción por los pobres en la construcción de una Iglesia corresponsable". Esta esperanza también se fundamenta, según los firmantes, en "el testimonio de obispos, teólogos, revistas, comunidades cristianas, parroquias, movimientos eclesiales de base, etcétera, que aquí y en cualquier parte del mundo siguen firmes y decididos en su empeño por no defraudar las expectativas creadas por el Concilio Vaticano II".Los colectivos que suscriben el documento reivindican los "logros del concilio" y declaran seguir la línea marcada "por la práctica fraternal de las primeras comunidades cristianas y por la mejor tradición de la Iglesia; manifestamos nuestra opción clara y decidida por una Iglesia corresponsable, fraterna, pobre y de los pobres", aseguran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 1987