Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inquietud israelí por la prioridad que Reagan da al problema palestino

., El primer ministro israelí, Isaac: Shamir, está inquieto. No son las protestas y críticas norteamericanas contra el endurecimiento de la represión israelí en los territorios ocupados lo que le preocupa, ni tampoco la nota estadounidense pidiendo a Israel que no proceda a la deportación de palestinos. La preocupación procede, más bien, de las informaciones que aseguran que el presidente Reagan ha cambiado la opinión de que el problema palestino podía esperar y ha decidido incluirlo en el orden del día de la próxima cumbre de Moscú, inmediatamente después de las cuestiones de desarme.

Según estas informaciones, los soviéticos también están dispuestos a dar prioridad a la cuestión. "El espectro de una conferencia internacional para la paz en Oriente Próximo ha vuelto a planear sobre la presidencia de Shamir", asegura con satisfacción mal disimulada una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, controlado por los laboristas.

Fuentes diplomáticas dignas de crédito aseguran que Estados Unidos está dispuesto a tratar con la Unión Soviética no sólo el proyecto de una conferencia internacional de paz, sino también de estudiar "cualquier otro marco internacional" que pueda propiciar la apertura de conversaciones arabo-israelíes a fin de poder vencer las eventuales objeciones de Shamir.

Hasta ahora nadie se preocupaba demasiado en Israel por las protestas norteamericanas. Sin embargo, durante la reciente estancia en Washington del ministro de Defbnsa, Isaac Rabin, el Pentágono se negó a firmar el acuerdo con Israel para la producción de un avanzado misil que debía aportar a la economía israelí más de 160 millones de dólares. Además se ha sabido que Richard Murphy, subsecretario de Estado norte americano, piensa viajar próximamente. a Damasco para preparar una reunión entre Reagan y el líder sirio, Hafez el Assad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 1987