Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición insiste en crear un comisión investigadora sobre Rumasa

El diputado de Coalición Popular Luis Ramallo, insistió ayer en su propuesta de creación de una comisión parlamentaria para la investigación del proceso de reprivatización de las empresas del grupo Rumasa, durante una interpelación al Gobierno sobre la venta de Galerías Preciados. Ramallo afirmó que "existen indicios de corrupción política por parte del Gobierno" durante este proceso y planteó una nueva expropiación de la empresa propiedad de Gabriel Cisneros "para salvaguardar los puestos de trabajo".En su contestación, el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, negó que haya existido corrupción y afirmó que el diputado aliancista "no ha sido capaz de presentar ninguna prueba de ello" y que lo único que persigue es "arrojar barro sobre la imagen del Gobierno". En base a estos argumentos, Solchaga rechazó la idea de crear la comisión investigadora, tal como propusieron la mayoría de los grupos de la oposición.

El debate alcanzó en ocasiones un tono virulento, especialmente cuando el ministro Solhaga acusó a Ramallo de tener una actitud semejante a la de la Prensa amarilla, de no tener "ni idea de nada" y de "actuar con mala fe". Ramallo contestó a Solchaga que ":si usted tuviera decencia política autorizaría la comisión y yo no tendría que estar aquí insistiendo desde hace años sobre lo mismo".

"Prendas íntimas"

En otro momento, el diputado aliancista mencionó los paseos en yate del actual propietario de Rumasa, Gabriel Cisneros, con destacadas personalidades -se refirió a Miguel Boyer- "cuyo coste se ha financiado desde la empresa", así como otros gastos en "prendas íntimas". Solchaga contestó que hay muchas personas en España que tienen yates y se pasean por ahí con otras personas, pero ello no quiere decir que no sean personas respetables, porque "que se sepa, el señor Cisneros no está inmerso en ningún proceso judicial, cosa que no ocurre con otras personas que tienen coincidencias con el señor Ramallo".El diputado aliancista afirmó que al ministro sólo le había faltado llamarle "ladrón" -lo que motivó una llamada al órden del presidente de la Cámara, Félix Pons- y añadió que el señor Solchaga formará parte de la crónica negra de la democracia por su negativa a que se sepa toda la verdad sobre Rumasa.

Ramallo cifró en 48.000 pesetas el coste de la operación de reprivatización de Galerías Preciados y en 28.000 millones las pérdidas desde la venta a Cisneros. Si ahora la empresa se vende al grupo inglés Mountleigh, la plusvalía obtenida por Cisneros será de 30.000 millones que, además, no tributarán en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de diciembre de 1987