Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro jóvenes 'skinheads', condenados en Berlín Este

Cuatro jóvenes skinheads (cabezas rapadas) fueron condenados a penas de prisión el jueves pasado por un tribunal de Berlín Este en el primer juicio a grupos neonazis que se celebra en la República Democrática Alemana (RDA). Este proceso es el primer reconocimiento explícito de la existencia de grupos de jóvenes neonazis en el Estado alemán socialista.La Prensa de la RDA, al informar sobre el juicio, ha evitado el término skinhead. La existencia de grupos neonazis se presenta habitualmente en los medios oficiales de Berlín Este como una lacra de los países occidentales, y especialmente de la República Federal de Alemania (RFA), como prueba del peligro de un resurgir del nacionalsocialismo.

Los cuatro jóvenes fueron condenados a penas de uno a dos años de prisión por su implicación en las agresiones de un grupo de entre 20 y 30 skinheads a los asistentes a un concierto en la iglesia de Sión, en Berlín Este, el 17 de octubre pasado. En esta iglesia se celebran regularmente actividades de todo tipo de grupos evangélicos alternativos, críticos hacia el régimen comunista.

La semana pasada, la biblioteca ecologista que se halla en este centro fue registrada por la policía, que requisó parte de los libros y revistas. Varios de los miembros de esta comunidad crítica que se encontraban allí fueron detenidos por "pertenencia a una organización estatal" y liberados días después tras fuertes protestas de la Iglesia y manifestaciones de solidaridad.

El grupo de neonazis, con las cabezas rapadas, asaltó el 17 de octubre al público que salía de un concierto en la citada iglesia, Entre gritos y saludos nazis, los skinheads golpearon con puños y patadas a numerosas personas. Varias resultaron heridas de diversa consideración. Según comentarios posteriores de miembros del grupo de skinheads, éstos habían querido "dar una lección" a "estos judíos" y a "los punks sucios y apestosos".

El tribunal de Berlín Este consideró probado que los cuatro acusados habían incurrido en los delitos de "gamberrismo" y "manifestaciones fascistas y racistas".

La sentencia manifiesta que la población debe estar protegida contra la apología de símbolos fascistas y el gamberrismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 1987