El acuerdo sobre el cupo vasco refuerza la estabilidad del Gobierno de coalición PNV-PSOE

La coalición de gobierno entre el PNV y el PSOE, en Euskadi, ha quedado reforzada tras la firma del acuerdo sobre el cupo vasco, suscrito ayer en Madrid por la Administración central y por el Gobierno autónomo. Tanto el lehendakari José Antonio Ardanza, como el vicelehendakari, Ramón Jáuregui, expresaron su satisfacción en Vitoria, mientras que en Madrid hacían lo propio los socialistas Javier Solana y Txiki Benegas.

Más información

El cupo es la cantidad que debe abonar la comunidad vasca al Estado por los servicios no transferidos. El acuerdo liquida definitivamente los cupos provisionales de los años 1981 a 1986, deduciéndose los siguientes importes a favor de la Hacienda estatal: ejercicio de 1983, 1.970,2 millones de pesetas; ejercicio 1986, 4.406,9 millones de pesetas. Los ejercicios 1982, 1984 y 1985 no arrojan saldo alguno. También se ha liquidado el cupo de 1981 sin que arroje saldo alguno.Asimismo, el acuerdo firmado ayer recoge la decisión de que el cupo para 1988 tenga una cuantía definitiva de 122.000 millones de pesetas, de los que se descuenta una cantidad por transferencia de los servicios de Insalud e Inserso, lo que establece el cupo en 100.016 millones de pesetas.

Según la información facilitada por el ministerio de Economía y Hacienda, la decisión de declarar este cupo como definitivo se fundamenta en la conveniencia de considerar a 1988 como el año base del quinquenio 1987-1991. Ambas partes se han puesto de acuerdo en la metodología para calcular el cupo de los próximos años, sobre la base de un índice de incremento respecto al de 1988.

Acuerdo histórico

Ardanza calificó este acuerdo de "histórico" y aseguró que permite consolidar y garantizar la estabilidad del gobierno de coalición.De no haberse logrado, podría haber supuesto la quiebra de su Gabinete, y así se lo explicó al presidente Felipe González en su entrevista del pasado 22 de octubre, como también lo hizo en los diversas reuniones mantenidas con Txiki Benegas, secretario general de los socialistas vascos.

Por su parte, Jáuregui destacó que el acuerdo es fruto de un Ejecutivo que resuelve los problemas por la vía del diálogo y la negociación.

"Representa", dijo, "el triunfo de la estrategia de cooperación con la Administración central". Txiki Benegas consideró ayer muy positiva la consecución del acuerdo, por cuanto contribuye a superar uno de los mas importantes motivos de conflicto entre el PNV y el PSOE, según informa Juan G. Ibáñez.

"Lo que no se había conseguido desde 1981 con un Gobierno monocolor del Partido Nacionalista Vasco se ha logrado con un Gobierno de coalición de nacionalistas y socialistas", declaró Benegas. Y agregó que "el entendimiento alcanzado es, en segundo lugar, muy importante porque estabiliza hasta 1991 las relaciones financieras entre la Comunidad Autónoma y la Administración central. Además, el acuerdo garantiza una suficiencia financiera de Euskadi, acaba con la incertidumbre y cierra un período de provisionalidad mantenido desde 1981. Este año y en los próximos, el Parlamento vasco podrá elaborar los Presupuestos de la Comunidad sin las enormes dificultades que ha deparado la negociación del cupo".

De hecho, el PNV llegó a advertir que rechazaría el traspaso de las competencias del Insalud en caso de persistir los "planteamientos contradictorios" con el PSOE.

Otras fuentes socialistas aseguraron ayer que el desbloqueo de la negociación con la Consejería de Hacienda del Gobierno vasco se produjo con la intervención del ministro de Administraciones Públicas, Joaquín Almunia, y tras hacerse cargo de la dirección del proceso negociador el ministro de Economía, Carlos Solchaga.

Si bien dirigentes socialistas rechazan esta tesis, otros medios políticos consideran que el acuerdo sobre el cupo no es ajeno al apoyo prestado por el PNV al pacto antiterrorista.

Carlos Garaikoetxea, líder de Eusko Alkartasuna, comentó el jueves por la noche en el Club Siglo XXI su sorpresa por el hecho de que no hubiera sido consultado previamente el diputado general de Guipúzcoa, que pertenece a su partido. Martín Auzmendi, vicesecretario de Euskadiko Eskerra, criticó "el secretismo y el desprecio" hacia los demás del Gobierno vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de diciembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50