Alumnos de Sevilla asisten a clase en la calle para protestar por la inseguridad en su instituto

Alumnos y profesores del Instituto de Formación Profesional Polígono Sur, de Sevilla, celebraron ayer una clase frente al edificio del Parlamento regional en protesta por los conflictos que a diario provocan en este centro de enseñanza delincuentes y heroinómanos. Alumnos, profesores y personal no docente de este centro ya celebraron el lunes una clase frente al Ayuntamiento de Sevilla y hoy volverán a repetir la protesta en las puertas del Gobierno Civil de Sevilla. Los profesores, y alumnos de este instituto, situado en el barrio marginal de las 3.000 Viviendas, no pueden realizar con normalidad sus tareas debido a los continuos atracos y asaltos que jóvenes delincuentes del barrio perpetran en el centro. Un alto número de estos atracos se hacen con armas blancas.

Amenazas de heroinómanos

El personal del centro ha de soportar también amenazas e insultos de numerosos heroinómanos que a cualquier hora del día utilizan las instalaciones escolares para drogarse. En zonas concretas del patio del instituto se pueden hallar hasta 10 jeringuillas por metro cuadrado. Los profesores aseguran que los delincuentes también utilizan el centro para "esconder lo que roban y hacer sus necesidades".Para atajar esta situación, la comunidad escolar del instituto exige mayor presencia policial en las inmediaciones del centro. Lo profesores aseguran que alguno días se han efectuado hasta ser llamadas a la policía, sin que ésta acudiera a socorrerles.

El Instituto Polígono Sur se creó hace siete años, y cuenta con 1.500 alumnos y 88 profesores. La mayoría de las disciplina que allí se imparten son prácticas, como Electrónica, Electricidad e Informática. Los talleres precisos para realizar las prácticas, que son muy costosos, se encuentran muy deteriorados por los asaltos de pandillas de jóvenes. Durante el curso pasado se gastó medio millón de pesetas en reparar roturas de cristales. En lo que va de año se han vuelto romper cristales por valor de 300.000 pesetas. La dirección del centro ha decidido sustituir alguna de estas cristaleras por paneles metálicos, a fin de evitar el peligro de las pedradas durante la celebración de las clases.

Por otra parte, el instituto d Bachillerato Álvar Núñez, de Jerez de la Frontera (Cádiz), ha sufrido recientemente problema similares, por lo que el gobernador civil de la provincia, Marisno Baquedano, ha dispuesto una vi gilancia especial a cargo de policias de uniforme y paisano en las inmediaciones del centro.

Este instituto también es frecuentado por heroinómanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de diciembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50