La federación de jubilados de UGT denuncia presiones del partido socialista

Nicolás Redondo pidió ayer pensiones dignas para seis millones de jubilados en un mitin calificado de "acto estrictamente sindical". El secretario general de UGT considera intolerable que el Gobierno negocie las pensiones con organizaciones extrasindicales como la UDP y no haya convocado a UGT. El dirigente de la federación de jubilados, José González Mora, denunció las presiones recibidas del PSOE para que firmase un acuerdo a espaldas de la ejecutiva confederal.

Dos mil pensionistas llenaron ayer el auditorio principal del Palacio de Congresos de Madrid y mil más tuvieron que seguir el mitin de Nicolás Redondo, José González Mora y José Luis Daza, y el concierto de la Banda Municipal que le precedió, a través de una pantalla de video situada en otra sala del recinto. Algunos despistados se desplazaron a las puertas del Palacio de los Deportes.El secretario general ugetista reclamó al Gobierno una negociación del decreto de revalorización de pensiones "como se ha hecho en años anteriores, con las organizaciones representativas y abierta a la opinión pública". En el seno de UGT existe un gran malestar porque el ministro de Trabajo se haya reunido con la Unión Democrática de Pensionistas (UDP), organización a la que no consideran ni sindicato, ni representativa. También los responsables de ese departamento han mantenido, el viernes pasado, un encuentro con CC OO para discutir el citado decreto, mientras que aún no se ha convocado al sindicato socialista.

Redondo pidió ayer "serenidad" a los dirigentes del PSOE que han acusado a la ejecutiva confederal del sindicato y al propio Redondo de no haber permitido a las federaciones de jubilados y empleados públicos pactar enmiendas a los Presupuestos Generales. El líder sindical considera Iamentable que entre la habilidad y la verdad se opte por la primera" aunque comprende que "en algo nos tenemos que diferenciar la UGT y los políticos profesionales".

El máximo responsable de la federación de jubilados informó a los afiliados ugetistas de las conversaciones mantenidas con el PSOE y del preacuerdo que estaban "dispuestos a suscribir con algún sacrificio económico si ello conllevaba la unidad de la familia socialista". Asimismo desveló ayer que "el pacto no se firmó porque querían que lo hiciesemos sin el conocimiento y a espaldas de la ejecutiva confederal".

José González Mora, que tie ne carnet del PSOE y la UGT desde hace 56 años y no piens renunciar a ninguno, aseguró qu ha recibido presiones "y no precisamente del sindicato" y matiz que sale al paso de "lo que otro han aireado, despues de habe pedido silencio en un pacto de caballeros".

Mitin sindical

El veterano dirigente recordó que nadie como los miembros de su federación ha hecho más par evitar fisuras en el seno de la familia socialista y aclaró que el mitin se inscribe en la más pura ortodoxia sindical. "Si alguien in terpreta otra cosa", añadió, "le decimos que está mal informado o está utilizando el juego malévolo de la confusión". El objetivo de UGT es que a los jubilados no se les haga "justicia a título póstumo, queremos disfrutar ya de una parte de la tarta si es verdad que la economía prospera".Nicolás Redondo también reclamó mayor progresión en la justicia social, que las promesa electorales se cumplan y dió un nueva versión de un famoso proverbio chino: "No importa el color del gato", afirmó, " mientra siga siendo gato".

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS