La familia del presunto homicida de una joven abandona el pueblo donde vivía

Los padres y los cuatro hermanos de Antonio G. M., el menor de 15 años que se ha declarado autor de la muerte de Mari Carmen Alcalá-Bejarano Avalos, de 16, abandonaron ayer de madrugada su domicilio en Corsá (Gerona), donde eran vecinos de la familia de la joven asesinada. Según el alcalde de la población, el convergente Carles Ponchiluppi, el traslado de la familia del presunto homicida se ha hecho de mutuo acuerdo entre las autoridades y la empresa donde trabajaba el padre de Antonio, que le ha dado trabajo en Barcelona y le ha buscado un piso en esa ciudad. El cadáver de la joven fue enterrado ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de noviembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50