Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno considera que ETA ha quedado desmantelada en Guipúzcoa

La operación desarrollada por efectivos de la Guardia Civil el miércoles en varias localidades de Guipúzcoa ha dejado a ETA Militar prácticamente desmantelada en esa provincia por vez primera desde el surgimiento de la organización terrorista, según señaló ayer a este periódico un alto mando del cuerpo. La operación, en la que participaron 1.600 agentes de la Guardia Civil, según el Gobierno Civil de Guipúzcoa, terminó con la detención del activista liberado José Antonio López Ruíz, Kubati, y de otras 11 personas, presuntos colaboradores del comando Gohierri-Costa. La policía acusa a Kubati del asesinato de la ex dirigente etarra María Dolores González Cataráin, Yoyes.

El mismo mando de la Guardia Civil opinó que se encuentra totalmente desmantelada la infraestructura etarra en Guipúzcoa, provincia de la que proceden y en la que han actuado tradicionalmente la gran mayoría de los elementos de ETA, si se exceptúa un núcleo en Éibar y cinco colaboradores del citado comando que burlaron el cerco policial el miércoles.En la operación, que fue denominada Akaitz, nombre del hijo de la ex dirigente etarra asesinada por sus compañeros tras acogerse a la reinserción social, fueron descubiertos diferentes pisos francos de la organización en varias localidades guipuzcoanas e incautado numeroso armamento, 40 kilos de explosivos -Goma 2 y amonal- y material empleado para la comisión de atentados.

El liberado etarra fue detenido a la una de la tarde del miércoles por miembros de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil cuando hablaba por teléfono desde una cabina pública situada en el casco viejo de Tolosa.

Fuentes policiales señalaron ayer que algunos de los 11 colaboradores del comando arrestados fueron sometidos a vigilancia y sus comunicaciones telefónicas intervenidas a partir del día l de este mes, fecha en que fue asesinado en Ordizia el cabo de la Guardia Civil Antonio Mateo Melero.

Además del asesinato de Yoyes y del citado cabo, la policía atribuye a Kubati los últimos asesinatos perpetrados en Guipúzcoa y varios atentados mortales, entre ellos, el que costó la vida en San Sebastián, el 25 de noviembre de 1986, al gobernador militar de Guipúzcoa, Rafael Garrido Gil, a su mujer, a su hijo y a una ciudadana portuguesa que transitaba por el lugar de la acción.

[PP] Página 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1987

Más información

  • La Guardia Civil detiene al presunto asesino de `Yoyes'