La misión de la ONU que estudiará el referéndum llega el viernes al Sáhara

La misión de las Naciones Unidas encargada de evaluar los aspectos técnicos del pretendido referéndum de autodeterminación sobre el ex Sáhara español es esperada el día 20 en El Aaiún, capital del territorio actualmente administrado por Marruecos.La misión, encabezada por el somalí Abdulrahim Fará, secretario general adjunto para los Asuntos Políticos Especiales de la ONU, permanecerá en la ex colonia española durante una semana y posteriormente se trasladará a los campos de refugiados del Frente Polisario, en territorio argelino, y a Mauritania.

En un principio estaba previsto que esta misión, cuya presencia en las dos zonas del conflicto es considerada de antemano por el secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar, como "un paso importante en el proceso de solución del contencioso", debía de haber llegado a El Aaiún el pasado día 10, si bien se decidió un aplazamiento de unos días por razones técnicas.

La misión viaja desde Suiza a bordo de un avión especial puesto a disposición de la ONU por el Gobierno helvético, y se desconoce de momento quién va a formar parte del comité de recepción marroquí, aunque se supone que tanto el Ejército como las autoridades locales le facilitará el movimiento por el territorio.

Entre los integrantes de la misión figuran cuatro militares canadienses -entre ellos, el general Terrence Liston, especialista en logística-, un peruano, un francés, un uruguayo, un egipcio y un etíope, además de cuatro intérpretes, incluyendo uno de castellano.

Cada representante es especialista de un área determinada. Por ejemplo, el funcionario francés se encargará de los asuntos policiales.

Pese a la aceptación por parte de Marruecos y el Frente Polisario de la presencia en el Sáhara de esta misión, las posiciones de ambos continúan distantes y enfrentadas, ya que los saharauis, apoyados por Argelia, consideran condición sine qua non para la celebración de la consulta la retirada previa del Ejército y la Administración marroquí del territorio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Fronteras frágiles

Marruecos, por su parte, se niega a esto, máxime cuando le ha costado 12 años, tras un minucioso trabajo de ingeniería militar (los muros defensivos), aislar prácticamente el territorio de las frágiles fronteras con Mauritania y Argelia, de donde proceden los ataques de la guerrilla del Frente Polisario.Marruecos, en las últimas semanas, se encuentra muy sensibilizado ante cualquier interpretación equívoca sobre el objetivo de esta misión, y en ningún momento se afirma que una de las cuestiones a resolver por ésta sea precisamente negociar la retirada del Ejército y la Administración, como se dice desde el otro lado.

Un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rabat, el pasado fin de semana, reiteraba una vez más que la misión tiene como fin recoger "las informaciones técnicas necesarias para el secretario general de la ONU y el presidente de la OUA de cara a obtener una solución al problema".

Añade el texto que el objetivo fue "claramente definido" por un comunicado oficial de las Naciones Unidas difundido el 11 de noviembre, en donde no se alude en absoluto a la posibilidad de salida del territorio de la Administración y el Ejército marroquí, este último compuesto por más de 100.000 hombres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50