Mueren en un accidente de tráfico 10 obreros que venían a trabajar a Madrid desde Ciudad Real

Diez personas, trabajadores de la construcción, perdieron ayer la vida, seis se encuentran en grave estado y otras 13 continúan ingresadas con diferente pronóstico tras salirse de la calzada un autocar completo procedente de Daimiel y con destino a Madrid. El accidente se produjo a las 5.10 en el kilómetro 79,800 de la nacional IV, término municipal de La Guardia (Toledo), por causas que de momento se desconocen.

Más información

El autobús de la empresa ciudad realeña Aisa había salido a las cuatro de la madrugada de Daimiel y en el mismo viajaban trabajadores de la construcción, en su mayoría, junto a algunas empleadas de hogar, estudiantes y militares. El pasaje iba completo (55 plazas), y dada la hora del percance muchos de sus ocupantes dormían, hasta que al entrar en una curva el vehículo se salió de la carretera y fue a empotrarse contra un talud de tierra. Algunos de los viajeros salieron despedidos y fueron materialmente aplastados por el autobús.El primer balance de la tragedia ofrecía la cifra de siete víctimas mortales en el acto, al parecer todos albañiles: Hilario Silva García-León, de 21 años; Antonio Vázquez Valero, de 53; Joaquín González de la Aleja-Honrado, de 22; Julián Sánchez- Montero García-Consuegra, de 35; Ventura y Gregorio Gigante García-Consuegra, de 42 y 26 años, respectivamente, y Carmelo Ruiz de la Hermosa García, de 55. Tres de ellos hubieron de ser rescatados con la ayuda de una grúa, al encontrarse atrapados bajo los hierros del vehículo.

El número de heridos se elevó a 37, de los que dos fallecieron una vez ingresados en el hospital Primero de Octubre (Jesús Rodríguez Bóveda y José Antonio García Moreno), mientras un tercero, José Villar Martín, moría durante su traslado a Madrid. De los restantes heridos, según fuentes del Primero de Octubre, uno esta muy grave, otros dos, graves y otros tres, de pronóstico reservado, mientras 15 fueron dados de alta y 13 se encontraban pendientes de valoración.

"Pasó la revisión"

El conductor del autobús, matrícula de Madrid 4069-GM, Andrés Arriba Cebayo, de 43 años, que resultó ileso, hubo de ser ingresado también con un fuerte shock nervioso, y de momento no ha podido esclarecer las causas del accidente, si bien parecen descartarse los fallos técnicos, al haber pasado el autobús la inspección el 28 de agosto de este mismo año en Las Rozas. Un empleado de la empresa dijo ayer que el conductor llevaba en su puesto apenas 20 días. Según algunos testigos, el chófer quizás se durmió al volante, extremo éste que no ha podido ser confirmado, si bien es lo que aseguran varios supervivientes.

Jesús Alberto Fernández, de 23 años, uno de los heridos en el accidente, afirmó ayer, sentado en una silla de ruedas, en el Primero de Octubre: "No sé que pasó, ni creo que nadie lo sepa. Veníamos todos dormidos o casi dormidos. De repente me sobresalté y me dí cuenta que el autobús daba bandazos y al final volcó". A su lado está Vicente Jiménez, pantalón gris, jersey verde, todo lleno de sangre. Ni levanta la cabeza cuando rechaza hacer declaraciones: "Estoy bien, pero no quiero hablar, no quiero acordarme", dice. Separados por una cortina, se encuentan Manuela Moya y su hijo, Antonio Vázquez. Las enfermeras intentan que Manuela se calle, para no angustiar aún más al muchacho, pero la mujer no cesa de repetir que su marido ha muerto.

La evacuación de los heridos se desarrolló con rapidez, con la intervención de la Guardia Civil, Policía Nacional y Cruz Roja. Al lugar de los hechos se trasladó el presidente autonómico José Bono, que vivió escenas dramáticas, al pedir las familias que "les dejaran ver a sus muertos", que permanecían en el depósito municipal.

Los familiares de las víctimas llegaron pasado el mediodía acompañados por el alcalde daimieleño, Apolonio Díaz, quien por la mañana dictó un bando decretando para hoy jornada de luto en la citada localidad. Por otra parte, CCOO pedirá al gobierno autónomo de Castilla-La Mancha la subvención del transporte de los empleados que diariamente se trasladan a Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50