Un camión sin frenos 'entra' en una tienda

Un camión sin frenos, de la empresa Pou Prat, se estrelló el jueves contra una tienda de congelados de la calle de María Odiaga, 22, en Carabanchel. La propietaria pudo esquivar en último extremo la embestida del vehículo, que dañó la estructura del edificio y causó la alarma de 18 familias que habitan en el bloque de cuatro plantas.

Los camiones han causado ya varios accidentes debido a la proximidad de las viviendas, situadas a 10 metros frente a la nave de transporte.La tienda de congelados Moreno acababa de cerrar. Eran las 20.15 del jueves y María Moreno, de 39 años, se encontraba tras el mostrador. De pronto escuchó un ruido extraño y apenas tuvo tiempo para levantar la mirada: un camión de seis metros de longitud, recién salido de la nave de Pou Prat, se abalanzaba sobre el escaparate tras arrollar a un Seat 1430.

La propietaria salió por pies y se refugió en la trastienda. El camión penetró unos cuatro metros en el local. En su camino se llevó gran parte del muro de carga y tres vigas de hormigón de la fachada.

En el piso de arriba vivieron un terremoto. Sonia Vicario, de 24 años, corrió despavorida hacia la calle con sus padres y su hija de dos años. Lo mismo hicieron 18 familias al sentir que se estremecía el edificio.

Hace siete años, otro camión arrolló un pub, en el número 20 de la calle. La cabina de teléfonos situada a esa altura y varios coches han corrido igual suerte en numerosas ocasiones. Sólo el bar El Frenazo, parece haber disuadido a los camiones. La nave de transportes se encuentra frente al edificio afectado, a unos 10 metros de distancia. José Prat, director de la empresa responsable, señaló que su empresa cumple con todos los requisitos legales y se comprometió a cubrir los daños causados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción