Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex senador socialista, procesado por fraude electoral

El Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián ha procesado como presunto autor de un delito de fraude electoral a Carlos Corcuera Orbegozo, ex senador del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), que votó dos veces en el pasado referéndum sobre la incorporación de España a la OTAN. Ese juzgado donostiarra asumió las diligencias del caso por decisión expresa de la Sala Segunda del Tribunal Supremo. El alto tribunal optó por inhibirse y declarar competente en el caso al Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián en un dictamen emitido el 4 de diciembre del pasado año.En el auto de procesamiento, dictado recientemente, el magistrado titular del juzgado donostiarra, Antonio Giménez Pericás, establece que el 12 de marzo del pasado año el entonces senador Carlos Corcuera entregó su voto, entre las doce de la mañana y la una de la tarde, en una junta electoral del barrio de Loyola de San Sebastián, y cinco horas más tarde hizo lo propio en una junta electoral del barrio de Amara, en la misma ciudad. Se añade que Carlos Corcuera acudió a la primera de esas juntas electorales a anular su voto después de que la noticia de la doble votación fuera divulgada por una emisora de radio en un programa informativo emitido a las cinco de la tarde de ese día.

"Conciencia tranquila"

A juicio del Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián, estos hechos revisten en principio los caracteres de un delito de fraude electoral contemplado en el artículo 142 de la ley de Régimen Electoral General, castigado con una pena de prisión menor y multa de 30.000 a 300.000 pesetas. El ex senador socialista, que actualmente desempeña el puesto de procurador de las Juntas Generales de Guipúzcoa y pertenece a la ejecutiva provincial del PSE-PSOE, está ahora obligado a comparecer los días uno de cada mes en el Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián. Carlos Corcuera manifestó ayer a este periódico que tiene la conciencia muy tranquila y que éste es un asunto que tenía prácticamente olvidado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de noviembre de 1987