_
_
_
_

Un trabajador muerto y nueve heridos en el interior de una cuba de ácido en la localidad de Humanes

Amelia Castilla

Ángel Bocanegra, de 16 años, resultó muerto ayer asfixiado cuando trataba de limpiar una cuba de ácido de la empresa Franjoe, SA, situada en el polígono Valdonaire, en el término municipal de Humanes de Madrid. Nueve personas más resultaron heridas, dos de ellas muy graves, al tratar de sacar al joven del interior de la cisterna, de tres metros de profundidad. La operación de rescate se realizó en medio de escenas de gran dramatismo, puesto que "todo el que bajaba caía fulminado". Algunos de los beridos fueron rescatados del interior "por los pelos o a rastras", según testigos del suceso.

Alrededor de las 12.30, Ángel bajó al interior de la cuba, que se utilizaba para realizar cromados metálicos, con la intención de limpiarla. A los pocos minutos, según aseguraron empleados de la empresa, el joven cayó fulminado al suelo. Carlos del Vall y Juan José Moreno Aragoneses se deslizaron hasta el fondo de la cisterna, de tres metros de profundidad, para subir al muchacho, pero también resultaron afectados por el ácido clorhídrico. La misma suerte corrieron otros dos obreros."Media hora después de que se produjera el accidente", aseguró otro empleado, llegaron los bomberos". El primero en bajar no llevaba mascarilla y también quedó atrapado dentro. Los heridos fueron sacados al exterior con grandes dificultades. Algunos fueron aupados con una grúa o utilizando cuerdas. "A muchos les hemos producido lesiones nosotros mismos al tratar de sacarlos", aseguró un obrero.

"Acababa de cumplir los 16"

La mayor parte de los heridos, entre los que se encuentra también un miembro de la Cruz Roja y un bombero, fueron trasladados al hospital de Móstoles. Carlos del Val y Juan José Moreno Aragoneses se encontraban en la unidad de vigilancia intensiva y su estado fue calificado por los doctores como crítico.Seis personas más se encontraban también internadas en observación y con respiración asistida, pero su estado no revestía gravedad. Antonio Rojas, cabo del servicio de bomberos de Fuenlabrada, fue trasladado al Primero de Octubre.

El fallecido entró en la empresa de cromados metálicos el pasado mes de abril, justo cuando cumplió los 16 años", según uno de los propietarios de la empresa. Estaba considerado como un trabajador ejemplar y muy voluntarioso. Angel vivía con sus padres y una hermana de 11 años en la localidad de Alcorcón. Al parecer, el padre del muchacho se jubiló por enfermedad y era Ángel el que mantenía a la familia. Los familiares del joven protagonizaron escenas de gran dramatismo al llegar al hospital.

Franjoe, SA, Hermanos Aragoneses es una empresa casi familiar. Tiene 26 trabajadores, y muchos de los empleados son parientes de los dueños. Cuatro de los heridos son familia de los empresarios. Uno de los propietarios explicó que la caldera, en cuyo interior se introducen metales para ser cromados, acababa de vaciarse. "Es una operación que hemos realizado cientos de veces y nunca había pasado nada", aseguró.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_