La policía detiene a cinco menores en Manresa acusados de matar a un anciano

Cinco menores, con edades comprendidas entre los 12 y los 15 años, han sido detenidos por la policía en Manresa (Barcelona) como presuntos autores de la muerte de un anciano de 81 años, Antonio Lao Díaz. La víctima falleció en junio del pasado año a consecuencia de un fuerte golpe, en la cabeza, posiblemente efectuado con una piedra. El cuerpo de Antonio Lao apareció oculto entre unos matorrales, cerca de un instituto de enseñanza y despojado de sus enseres personales. El anciano había desaparecido de su hogar tres días antes. Cuatro de los detenidos tienen antecedentes policiales.

Las detenciones se efectuaron el pasado domingo. El interrogatorio fue rápido y los sospechosos pasaron el lunes a disposición judicial con una acusación policial de homicidio. El juzgado de instrucción decidió, a su vez, poner a los menores bajo la custodia del Tribunal Tutelar de Menores.La detención se produjo a partir de una pista aparecida en el curso de otra investigación que llevaba a cabo la comisaría de Manresa. Hasta ahora, las circunstancias que habían rodeado la muerte de Antonio Lao se hallaban envueltas en el misterio.

Según la comisaría de Manresa, la identidad de los detenidos responde a las iniciales D. P. B., de 12 años de edad; M. L. B., de 15 años; R. G. L., de 14 años; J. M. G. L., de 13 años, y F. G. L., de 15 años. El primer sospechoso en ser detenido fue D. P. B., quien, tras una breve declaración, condujo a la localización de M. L. B., y más tarde a la de los otros tres menores, que son hermanos.

Los cinco detenidos admitieron haber golpeado al anciano en la cabeza con una piedra, lo que le causó la muerte. Presuntamente, la agresión física se produjo tras una discusión o enfrentamiento entre los menores, que entonces tenían entre 11 y 14 años, y el anciano, cuando los primeros pretendieron obtener del segundo una cantidad económica que éste no llevaba encima.

El móvil

Al ser descubierto el cuerpo, se apreció que Antonio Lao había sido desvalijado de los objetos de valor que llevaba encima, una cadena de oro y el reloj. Los bolsillos de su ropa estaban vueltos hacia afuera y los zapatos separados de los pies. Según la policía, el móvil del homicidio fue el robo.

Al parecer, la víctima conocía a los detenidos o, al menos, a alguno de ellos. Las fuentes judiciales no han precisado la naturaleza de la relación que pudieron establecer antes del crimen.

Familiares de Antonio Lao, un jubilado de 81 años, de posición económica media, denunciaron su desaparición a la Guardia Urbana de Manresa el 10 de junio de 1986. El anciano fue visto por última vez a media tarde de aquel día en la plaza de España de Majiresa, a 100 metros escasos del lugar donde más tarde aparecería su cuerpo. Por la noche, al ver que no regresaba a casa, sus familiares dieron la alerta.

La Policía Municipal lo buscó en los lugares que solía frecuentar y, más tarde, efectivos de la Guardia Civil, con perros, rastrearon algunos bosques de los alrededores por si se había perdido dando un paseo. La búsqueda fue infructuosa hasta el jueves día 13, en que, a las siete de la mañana, un guardia municipal amigo de la familia, que persistía en la búsqueda, descubrió el cuerpo oculto entre unos matorrales, entre el patio del instituto de bachillerato Lluís de Peguera y un descampado. El cadáver se encontraba en pleno centro de la ciudad y a unos metros de la comisaría de policía y de un ambulatorio de la Seguridad Social.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción