Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL BARCELONA

La directiva no aceptó la dimisión de Núñez

Josep Lluís Núñez presentó anoche su dimisión como presidente del Barcelona ante su junta directiva, reunida por espacio de cuatro horas. Ésa era la tercera vez en 24 horas que la presentaba. La primera fue tras el partido que el equipo perdió el domingo con el Valencia en el Camp Nou; la segunda, en el almuerzo que mantuvo ayer con su hijo y Nicolau Casaus, Joan Gaspart y Antón Parera, y la tercera, ante los 19 miembros de la junta y el gerente. Todos ellos, uno a uno, expresaroa su voluntad de que se mantuviera en el cargo. La mayoría discrepó de su actitud de responsabilizar de la crisis al jugador Schuster y le pidió la sustitución del entrenador, Terry Venables.

Javier Gómez-Navarro, secretaria de Estado para el Deporte, le dijo el domingo a Núñez en el Camp Nou: "Creo que no debes dimitir de tus cargos en la federacion y la Liga Profesional". Núñez no dejo que continuara hablando y le anunció: "No sólo voy a dimitir de ellos, sino que hcy mismo voy a presentar mi dimsión como presidente del Barcelona".Gaspart señaló que Núñez, que no quiso hacer declaraciones, había presentado su dímision como "una solución a la situación". El portavoz azulgrana expuso: "Todos hemos coincidido en indicarle que la crisis es estrictamente deportiva y que no afecta al resto del club. Por lo tanto, un presidente no tiene la culpa de lo que pase en el terreno de juego".

Fuentes muy próximas al presidente indicaron ayer, poco antes de iniciarse la junta, que "Núñez está absolutamente dispuesto a dimitir y difícilmente van a convencerle de que siga. Quiere demostrar, entre otras cosas, que no tiene apego al cargo y que, si la solución de la crisis pasa por su dimisión, dimite y listo". Esa misma fuente indicó que "lo malo es que Núñez va a presentar la dimisión ante un grupo de persona; que lo pierden todo si ésta se consuma. Es decir, la mayoría de los dirigentes barcelonistas sí tiene apego a su puesto. Ser directivo del Barcelona forma parte de su vida". "¿Cómo van a dimitir", señaló anoche uno de los directivo, "si todos son ejecutivos y tienen necesidad del cargo?".

El presidente reconoció ayer a sus más íntimos y, lo que es más importante, a su esposa, María Luisa Navarro, y a su hijo, Josep Lluís, que no podía soportar que le volvieran a demostrar su disconformidad con su gestión en el Camp Nou. "Llevo 10 años al frente del Barcelona", dijo a su mujer tras el almuerzo con sus vicepresidentes, "y creo que merezco un trato más respetuoso que el que tuve el domingo. Cuando voy al Camp Nou, voy a disfrutar del espectáculo y no a sufrir por si la pelota entra o no°.

`El clan británico'

El freno a la dimisión de Núñez provocó el análisis inmediato de la actual situación deportiva. Parecía claro que, si no se aceptaba la dimisión del presidente, debían adoptarse otras decisiones, que pueden afectar directamente a Venables. La mayoría de la directiva no comparte la tesis expresada por Núñez, que señala de nuevo como culpable a Schuster. Casi todos consideran que el gran culpable de la crisis es el clan británico y colocan en el mismo paquete tanto a Venables como a Lineker, que todavía no ha conseguido ningún gol esta temporada; al marginado Hughes y al segundo entrenador, Allan Harris, a quien acusan de la deficiente preparación fisica que muestra el equipo.

Consciente de que es más sencillo cambiar al técnico que variar o mejorar la actual plantilla, Gaspart señaló: "Los jugadores, incluidos los suplentes, hacen lo que pueden y entendemos que nunca salen al campo con desidia. Ni siquiera nos hemos planteado el cambio de extranjeros porque eso es una cuestión del entrenador".

La comisión deportiva del Barcelona, formada por el presidente y los vicepresidentes, Casaos y Gaspart, se reunirá esta tarde con Venables para exigirle una solución urgente a la crisis deportiva del equipo. Las posibles soluciones que el técnico británico pueda aportar serán debatidas por la junta.

Gaspart, a la salida de la reunión, anunció: "Queremos hablar con el técnico antes de tomar cualquier decisión y hoy [por ayer) no lo hemos podido hacer porque, tal como había previsto

desde hace varios días, ha viajado a Londres por asuntos profesionales". "Lo que está claro es que hemos tocado fondo y tenemos que exigir a Venables que aporte soluciones nuevas".

De la reunión se desprendió que la destitución de Venables parece inminente y ayer ya se especuló con la posibilidad de que Luis Aragonés sea su sustituto.

Unos 40 agitadores, conocidos con el sobrenombre de los morenos, provocaron ayer diversos incidentes en los alrededores de la sede azulgrana. Varios pcriodistas fueron zarandeados y a un fotógrafo de La Vanguardia le rompieron el flash. Los morenos son un grupo violento que hizo su aparición en los primeros años del nuñismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 1987

Más información

  • La junta ofreció al presidente la destitución de Venables como solución más idónea