Una joven fallece en Ibiza por traumatismo craneal ras sufrir un accidente en un parque acuático

La joven Margarita Serra Cardona, de 14 años, falleció el pasado lunes en la policlínica Nuestra Señora del Rosario, de Ibiza, a causa de un traumatismo craneal resultado de un accidente que sufrió un día antes en el parque acuático Aguamar, situado en la Platja d'en Bossa, en el término municipal de Sant Josep, de la citada isla balear. El accidente se produjo cuando la joven fue golpeada en la cabeza, según todos los indicios involuntariamente, cuando se encontraba en la piscina, por un turista que se lanzó a continuación de ella por uno de los toboganes del parque. Según el Ayuntamiento, el parque acuático, que lleva dos años funcionando, carece del permiso definitivo de apertura.

Más información
Tres muertos en dos años

La madre de la fallecida, Catalina Cardona, separada de su marido y madre de otros cuatro hijos (dos niños y dos niñas), declaró ayer a este periódico su intención de querellarse contra la empresa propietaria del parque acuático.La autopsia de la fallecida, cuyo entierro se celebró ayer, ya se ha realizado aunque el juez instructor del caso, Javier Izquierdo, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Ibiza, no ha facilitado su resultado ni siquiera a la familia de la joven muerta.

El accidente tuvo lugar el domingo día 30, cuando Margarita Serra, que se había lanzado en compañía de una amiga por un tobogán llamado foam (en inglés, espuma), sufrió en la cabeza el impacto del usuario que se lanzó a continuación por ese mismo tobogán.

Fuentes de Aguamar, que afirmaron desconocer la identidad del usuario que causó el accidente, aseguraron que es un turista y que su edad está comprendida entre los 20 y los 23 años. El juez estima de gran importancia la localización de este turista para la resolución del caso, por lo que la policía le está buscando por la isla, aun cuando no cuenta con más datos que su condición de extranjero y su posible edad.

Según afirmó un portavoz del director de estas instalaciones, Fernando Franco Torres, los vigilantes del tobogán, respectivamente situados en la zona superior e inferior de la caída, vieron a Margarita Serra deslizarse y caer al agua. Según afirmaron posteriormente, apreciaron que la niña chapoteaba en el agua, dando la sensación de no saber nadar. La amiga que se lanzó con Margarita confirmó a los vigilantes que ésta le había manifestado que tenía mucho miedo de utilizar el tobogán.

Atendida en la enfermería

Mientras Margarita chapoteaba en el interior de la piscina, y tras recibir la autorización del vigilante situado en la parte superior del tobogán, el joven británico se lanzó por éste golpeando involuntariamente con su cadera en la cabeza de la niña, que fue sacada del agua por uno de los vigilantes.

La niña, que afirmaba no encontrarse bien, fue por su propio pie hasta las dependencias de que dispone la enfermera del parque acuático. Posteriormente, Margarita Serra se sentó junto a su madre en una de las hamacas dispuestas en la zona, donde tuvo los primeros síntomas de mareo y vómitos.

A causa de ello, fue acompañada por uno de los vigilantes a la policlínica Nuestra Señora del Rosario, situada en Ibiza, donde fue internada en la tarde del domingo día 30. La familia quería trasladarla a la residencia de la Seguridad Social, pero Aguamar insistió en que fuese llevada a la policlínica, donde, al parecer, son trasladadas las personas que sufren lesiones en el parque. Fuentes de la policlínica señalaron que este verano han tratado de diversas lesiones a varias personas procedentes de Aguamar.

Mientras era conducida hasta el centro hospitalario, la joven dijo sentir dolores en la cabeza, Margarita Serra ingresó en el hospital con un cuadro de traumatismo craneoencefálico y vómitos de sangre, pero no se le encontraron lesiones muy graves, después de que se le realizasen todo tipo de pruebas, según el director de la policlínica, Julián Pilás. A las seis de la mañana del lunes, día 31, la joven sufrió una parada cardiorespiratoria, por lo que fue trasladada a la Unidad de Cuidados Intensivos, donde se la intentó reanimar sin éxito, falleciendo una hora después.

Catalina Cardona afirmó ayer que la familia estaba muy descontenta por la atención prestada a su hija en la policlínica. Los médicos que atendieron a la herida expresaron su sorpresa por la evolución en el estado de la joven hasta su fallecimiento, que estimaron pudo deberse a una hemorragia cerebral.

Según informó ayer Juan Prats, secretario accidental del Ayuntamiento de Sant Josep, Aguamar carece de permiso definitivo de apertura, pese a llevar funcionando dos años. La dirección del parque acuático no quiso ayer manifestarse sobre este punto, afirmando que las instalaciones cumplen todas las medidas de seguridad y que, si no tuviese todos los permisos legales, no sería posible su funcionamiento. El parque se encontraba ayer funcionando con normalidad.

Según obra en el expediente municipal, Aguamar está en posesión de la autorización de construcción y montaje de las instalaciones, extendida por la Conselleria de Interior de Baleares.

Joan Prats aseguró que, desde el punto de vista legal, esta autorización no permite su entrada en funcionamiento en tanto no se extienda el permiso definitivo de apertura, que corresponde al Ayuntamiento.

Aguamar es propiedad de la compañía Servicios Larga Distancia, SA, representada por el director del parque, Fernando Franco Torres, con domicilio social en la avenida de Bartolomé de Rosselló, de Ibiza. Participan en esta sociedad los propietarios de otro parque acuático situado en la zona turística de Magalluf (Mallorca), denominado Aquapark, y en cuyo capital social participa la cadena hotelera Sol.

La familia Matutes, de la que es miembro el comisario europeo y vicepresidente nacional de Alianza Popular (AP), Abel Matutes, también participa en la propiedad de Aguamar, según informa .

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS