Todas las terrazas clausuradas por el Ayuntamiento reabrieron anoche

Las ocho terrazas que permanecían cerradas desde mediados de la semana pasada por orden municipal abrieron anoche, una vez subsanadas las irregularidades detectadas por el Ayuntamiento. El concejal de coordinación, Saturnino Zapata, se reunió ayer con siete de los propietarios afectados, que se comprometieron a respetar la normativa municipal. Zapata señaló que no hay ningún cierre más previsto, y uno de los propietarios anunció que la música ambiental cesará a medianoche.

El anuncio del concejal Saturnino Zapata de no cerrar ninguna terraza más contrasta con las declaraciones del concejal presidente de la Junta Municipal del distrito de Centro, Ginés Meléndez, que dio por hecha la clausura de al menos una terraza, entre otros 12 quioscos apercibidos de cierre en su distrito.Según afirmó a finales de julio Ginés Meléndez, la terraza situada al término del paseo de Recoletos iba a ser cerrada por ocupar un punto peligroso, muy próximo al tráfico rodado. Zapata negó que se vayan a producir clausuras inminentes. "No queremos cerrar más terrazas; sólo pretendemos frenar el desorden y el caos en la ciudad", afirmó.

Las terrazas clausuradas la semana pasada, y reabiertas anoche, son las del paseo de la Castellana números 10, 21, 24, 42 y 122, y las situadas en la plaza de la República de Argentina, calle del Genil y paseo del Prado, delante del hotel Ritz.

Saturnino Zapata se reunió la semana pasada con sus propietarios y les propuso el cierre temporal de los chiringuitos, entre el miércoles y el domingo, como condición para su reapertura. Los propietarios se comprometieron a subsanar las irregularidades en ese tiempo. La terraza de Castellana, 21, que ha permanecido al margen de las reuniones, estuvo cerrada desde el lunes.

El Ayuntamiento ordenó el cierre debido a los informes negativos de los servicios de inspección, que hablaban del excesivo volumen de la música, la ocupación superior a la permitida del espacio público, etcétera. En el caso del chiringuito instalado junto al Ritz, el cierre se ordenó a instancias de un informe y un acta notarial levantada por orden del propio hotel.

Ordenanza de terrazas

Zapata anunció también la elaboración de una ordenanza específica el próximo año para controlar la ocupación del espacio público por los chiringuitos de temporada.El concejal de Coordinación insistió en que se ha reforzado la inspección diaria para intentar llegar al mayor número posible de las 131 censadas por el Ayuntamiento. Los inspectores levantarán actas de las infracciones observadas. En determinados casos, las sanciones pueden acabar en la retirada de la licencia de explotación. Los propietarios podrán también ser sancionados por los daños causados en los bienes municipales, tales como árboles, papeleras y bancos.

Una circular remitida recientemente a los propietarios, de las terrazas recuerda la lista de prohibiciones: no vender alimentos, no tomar agua de las bocas de riego sin autorización del Canal de Isabel II, no poner música después de las doce de la noche... Los propietarios están también obligados a retirar los elementos de luz y sonido de los árboles, así como las vallas y barras auxiliares.

Una surtida colección de estos elementos reposa ya en los almacenes municipales desde el viernes. El Ayuntamiento retira subsidiariamente todos los elementos prohibidos que no han sido suprimidos por los propietarios. La retirada es sufragada por los propietarios en cantidades que no han sido especificadas por el Ayuntamiento.

Unas 15 terrazas, seis de ellas en la Castellana, han recibido ya un lavado de cara en los últimos días. La retirada, que continuará durante varios días, se hace bajo la supervisión de la Policía Municipal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de agosto de 1987.