El presidente rechaza la perplejidad

EL PAÍS, El presidente del Gobierno, Felipe González, aprovechó un acto de homenaje a los pensionistas de UGT, celebrado en Madrid el pasado 27 de junio, para preguntarse en alto si no era ya hora de que otras personas ocuparan los puestos de responsabilidad en el partido y, más concretamente, apuntó la idea de renovar la secretaría general. Esta declaración, según personas de su entorno, aseguran que es una reflexión que deliberadamente quiere que cale en el partido. Posteriormente incidió en la tesis de declarar la guerra al conservadurismo ideológico. Fue hace escasos días en Valencia, ante miles de jóvenes socialistas de toda Europa. En declaraciones a la revista Tiempo reiteró todo lo dicho.

Más información

Ante los jubilados de UGT y el rostro adusto del dirigente sindical Nicolás Redondo, Felipe González se confesó con los mayores dejando en interrogante si no sería conveniente que nuevas generaciones pasaran a ocupar la primera fila de la dirección del partido.

En las declaraciones realizadas afirmó que sus palabras no escondían doble sentido. "Significa que, después de 14 años como secretario general del PSOE, el partido tiene que reflexionar, porque eso es lo democrático", dijo Felipe González. "Lo democrático no es pensar que uno puede estar en un cargo de perpetuidad, y el partido no tiene más remedio que hacer esa reflexión", insistía el presidente.

"Yo llevo casi 20 años en la dirección del partido, contando que estoy en esto desde el año 1970, y es normal que ese debate sobre si hay que introducir nuevos aires en la secretaría general se plantee en el próximo congreso". Felipe González aclara lo siguiente: "No es que esté cansado, porque creo en esa lucha necesaria para mejorar la condición de España como nación, sino que es bueno que los compañeros se planteen, después de 14 años, una cuestión que en democracia creo que es totalmente normal".

El presidente del Gobierno, según las personas más cercanas, va a repetir en los próximos meses con insistencia la necesidad de acabar con el conservadurismo que, a su juicio, existe en los partidos socialistas. La creencia de los poderes vitalicios es para el secretario general del PSOE una forma más de este carácter conservador.

Situación de desconcierto

El pasado 24 de julio, en la clausura del festival de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY), el presidente volvió con esta idea: "Los partidos socialistas están en una situación de desconcierto. La fuerza regeneradora no puede venir del conservadurismo ideológico que hay en nuestras filas".

Para algunos dirigentes socialistas, el hecho de que sea el propio secretario general del partido quien plantee esta cuestión es "encomiable". El presidente del Congreso, el socialista Pons, afirmó, al ser preguntado por las declaraciones de Felipe González, su convicción de que eran una muestra más "de la frescura mental" de su secretario general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 31 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50