Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tabacalera compra el 50 % de las dos filiales españolas de RJR Nabisco y crea una empresa con la multinacional

El Consejo de Administración de Tabacalera aprobó ayer la adquisición del 50% de las dos filiales españolas de la multinacional estadounidense del tabaco y la alimentación RJR Reynolds. El acuerdo, al que se ha llegado tras varios meses de negociación, contempla la adquisición de la mitad del capital de la división de alimentación del grupo en España, integrada por tres sociedades: Nabisco Brands España (antigua Industrias Riera-Marsá), Galletas Artiach y Marbú. Asimismo, en un plazo de seis meses se concretarán el precio y las condiciones de compra de Reynolds España, incluida la planta de tabaco en Palma. La división tabaquera de la multinacional y Tabacalera constituirán a la vez una sociedad conjunta para comercializar y exportar tres marcas de cigarrillos rubios.

El acuerdo concluido con la multinacional del tabaco y la alimentación RJR Nabisco es "el primer paso de diversificación real de Tabacalera", manifestó ayer el presidente de esta sociedad, Cándido Velázquez. Se trata de "una asociación natural" añadió, ya que la participación se hace en un grupo vinculado al tabaco, que es a la vez "líder en la fabricación de galletas en el mundo", y aunque no tiene esta posición en España destaca por "la gran calidad de sus productos".RJ Reynolds compró hace años la multinacional de la alimentación, Nabisco, por unos 5.000 millones de dólares. El grupo funciona en dos divisiones separadas (tabaco y alimentación, y es la primera vez que Nabisco acepta un socio en el mundo.

"Estos primeros duros que ponemos fuera de la cesta del negocio tabaquero y sus alrededores no van a obtener la misma rentabilidad que el tabaco", dijo Cándido Velázquez, "pero se trata de un sector con futuro y la operación inversora no tiene especiales riesgos". Además, al tener Tabacalera "una red de distribución muy poderosa se produce una convergencia muy importante que produce un incremento de la actividad de la empresa matriz".

Estos dos campos, distribución e industria agroalimentana, son los elegidos en primer lugar por Tabacalera para su expansión, posibilitada por el gran cash-flow que genera y por la libertad de acción que le ha supuesto el fin del monopolio.

Como distribuidora, la sociedad tabaquera ha reforzado su actividad con Tacemesa, constituida hace 15 días, aunque funciona desde enero como aprovisionadora de los minoristas que surten de tabaco, alcohol y otros productos a toda clase de buques. También tiene en proyecto la compra de una parte importante del capital de Aldeasa, la empresa del Patrimonio que gestiona las tiendas libres de impuestos, pero ésta es una operación pendiente de la prórroga de las concesiones en los aeropuertos, a punto de expirar, y de que el proyecto comunitario de eliminar las ventajas fiscales de estos establecimientos quede en agua de borrajas.

La gran expansión

En el campo de la alimentación, la compra de la filial de Nabisco es sólo un primer paso, porque tiene en cartera 150 posibilidades de compra, la mayoría ofertas, después de dejar pasar en su día las de zumos La Verja y de una empresa de huevas de mújol (sucedáneo del caviar) y de fracasar con su oferta de adquirir Williams & Humbert. De momento negocia la compra de Carcesa.Los subsectores elegidos son la carne, las conservas vegetales de todo tipo, bebidas alcohólicas, los cereales para desayunos, las galletas y las pastas..., pero siempre en "productos transformados con alto valor añadido, donde la comercialización tenga una aplicación importante en el negocio". El período previsto para consolidarse en esta nueva actividad es de tres años, con una inversión global de 15.000 millones de pesetas, cantidad que este mismo año va a ser revisada al alza.

El acuerdo con RJR Nabisco es una operación compleja. La participación en la división alimentaría (Nabisco Brands España, Marbú y Galletas Artiach) se hace en dos tramos. Tabacalera paga 3.200 millones por la compra de acciones viejas y derechos en la ampliación de capital que se realizará inmediatamente, que supondrá otros 3.000 millones de pesetas. El desembolso real de estas cantidades se hará en un plazo de dos años. Con ello Tabacalera adquiere el 49,5% del capital, pero se garantiza el 50%, sin tener que pagar cantidad añadida alguna, en un plazo de 10 años.

La facturación de las tres empresas fue el pasado año de 10.57,0 millones de pesetas, aunque para este ejercicio se prevén más de 12.000 millones y un margen de utilidad del 4%. El grupo cuenta con una plantilla de 1.050 trabajadores y, según fuentes de Tabacalera, tiene los costes de producción más bajos del sector y absorbe el 12% del rnercado de galletas, el 10% del de pastas y el liderazgo (77%) en el segmento de postres secos (flanes, natillas, helados para hacer en casa, etcétera).

Nueva empresa

El grupo multinacional y Tabacalera han pactado a la vez abrir negociaciones formales que desembocarán en un plazo de seis meses en la adquisición del 50% de Reynolds España, incluido el negocio de distribución en la península y el archipiélago y la fábrica de Canarias. El precio está aún por precisar, aunque la sociedad obtiene más de 500 millones de pesetas y su valoración supera los 3.000 millones. El acuerdo incluye la posibilidad de fabricar en España todas las marcas.Por último, ambas sociedades constituirán una empresa conjunta para la explotación de las marcas de cigarrillos rubios Dorchester, Vantage y Salem, que podrá a la vez exportar 100 millones de cajetillas al año. Hasta ahora Tabacalera tenía con la división RJ Reynolds acuerdos de fabricación bajo licencia (Winston y Camel) y de distribución de esos productos sólo en territorio nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de julio de 1987

Más información

  • La operación es el primer paso de diversificación real, según Cándido Velázquez