Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior acusa al juez de obstruir la investigación tras detener a 9 'etarras'

El Ministerio del Interior y el gobernador civil de Guipúzcoa, José Ramón Goñi Tirapu, mostraron ayer una abierta indignación con la actuación del juez de instrucción número dos de San Sebastián, Juan Piqueras; el fiscal de la Audiencia Fermín Zubiri, y dos médicos forenses, que acudieron sobre las diez y cuarto de la mañana al cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo, en San Sebastián, para interesarse por el estado de nueve presuntos integrantes de un comando de ETA, detenidos durante la madrugada anterior en una operación policial, en la que resultó muerta Lucía Urigoitia Ajuria y fue inacautado un gran arsenal de armamento y explosivos.

La Guardia Civil llevó ayer a cabo una arriplia operación en varios puntos de San Sebastián y sus cercanías. que ha logrado desarticular a uno de los dos grupos que forman el llamado comando Donostia, uno de los más activos de ETA en los últimos años.Altos cargos del Ministerio del Interior afirmaron ayer que no es habitual que el juez comparezca antes de que la policía finalice sus interrogatorios, aunque añadieron que, "como todo el mundo sabe, está dentro de la legalidad". Las mismas fuentes insistieron en que la presenciales del juez interrumpió los interrogatorios, "sobre todo teniendo en cuenta que las primeras horas son las más productivas para establecer relaciones potenciales de los detenidos con otros miembros de la organización".

El Consejo del Poder Judicial decidió anoche enviar a dos vocales para que investiguen esta intervención judicial, ante "las versiones contradictorias que tiene este órgano sobre lo acaecido en San Sebastián", según informó Efe.

Los nueve detenidos fueron trasladados ayer por la tarde a Madrid, donde se esperaba su llegada en la noche de ayer. Las investigaciones proseguirán en la Dirección General de la Guardia Civil, antes de su puesta a disposición de la Audiencia Nacional.

La operación policial se inició a última hora de la noche del miércoles y se desarrolló durante la madrugada en diferentes barrios de San Sebastián y en Hernani, y ha supuesto la localización de varios pisos francos y la incautación de 106 kilogramos de amonal -la mayor cantidad de explosivos intervenida a un comando- y numeroso armamento y material para cometer atentados.

La Guardia Civil atribuye al comando la ejecución de 10 atentados, con seis asesinatos y ocho heridos graves.

Ignacio Erro Zazu, Pelos, está considerado como un activista especialmente peligroso y de los "más sangrientos" de ETA, según fuentes de la Guardia Civil.

Erro, junto con Estanislao Echaburu Solabarrieta, Estanis, se resistieron al ser detenidos y en el forcejeo lesionaron a cuatro guardias civiles, uno de los cuales se encuentra hospitalizado con fractura de cuatro costillas y erosiones en el tórax.

Al parecer, la operación policial se inició en Pasajes de San Pedro, en las afueras de San Sebastián, con la detención de dos individuos en un coche, del que huyó una mujer, probablemente Lucía Urigoitia, que se refugió en un piso del barrio. Fuerzas especiales de la Guardia Civil acordonaron la zona y entraron en el piso, donde la mujer resultó muerta por la Guardia Civil, tras disparar contra los agentes, según el Gobierno Civil de Guipúzcoa.

Páginas 11 y 12

Editorial en la página 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de julio de 1987

Más información

  • Una activista muerta y un gran arsenal incautado en San Sebastián