Un médico fue detenido y expulsado de su consulta por denuncia del facultativo titular de la población

Miquel Casellas, alcalde de Castelló d'Empúries (Gerona), ha ordenado precintar el consultorio particular que el médico Eduard Fontsdeviela había abierto en la urbanización Ampuriabrava, que reúne en verano a unas 60.000 personas para las que solo hay dos médicos titulares y otro interino que atiende a los desplazados durente el verano. La actuación municipal se ha producido a instancias de Luis Lizán, médico titular de la población, que no ha autorizado la instalación de un nuevo facultativo en Castelló d'Empúries, que es sanitariamente un partido médico cerrado.

El precinto del consultorio de Eduard Fontsdeviela no se había realizado aún a primera hora de la tarde de ayer, aunque la orden estaba ya firmada por el alcalde. La semana pasada, cuando funcionarios del Ayuntamiento de Castelló acudieron a retirar el cartel que anunciaba la consulta del médico, éste se opuso e intentó fotografiar el proceso, hecho que ocasionó su detención por parte de los agentes de la Policía Municipal que condujeron a Fontsdeviela, esposado, hasta el cuartel de la Guardia Civil.

Castelló d'Empúries, una localidad que apenas supera los 3.000 habitantes de hecho, aglutina durante los meses de verano y sólo en la urbanización de Ampuriabrava a más de 60.000 habitantes.

La legislación vigente en materia sanitaria contempla sin embargo a Castelló d'Empúries como un partido médico cerrado (figura que pretende proteger a los médicos de cabecera en los ámbitos rurales) y no permite que se instale en la población ningún otro facultativo sin el expreso permiso del médico titular.

Medicina deportiva

Eduard Fontsdeviela asegura que es consciente de que está trabajando en un partido cerrado, "pero me he instalado libremente en Ampuriabrava como médico especialista en medicina deportiva", afirma. "En Ampuriabrava hay dos médicos, además del intetrino, para 60.000 habitantes y esta relación sólo se da en un país tercermundista", dice Fontsdeviela al tiempo que recuerda el alto índice de médicos en paro que no tienen posibilidades de encontrar un lugar para ejercer la medicina."Nosotros no tenemos competencia en materia sanitaria", afirma el alcalde, "pero sí en todo lo relacionado con las actividades en el término municipal, y en este caso hemos actuado porque se realiza una actividad sin licencia municipal". El delegado de Sanidad en Gerona, Pompeu Pasqual, afirmó por su parte que el tema no era de su competencia y el presidente del Colegio de Médicos de la provincia de Gerona calificó el tema como "delicado" y aseguró que iba a tratarse en una próxima reunión.

Los problemas sanitarios en Castelló d'Empúries no son nuevos. En julio de 1984 el doctor Luis Lizán ya presentó una querella por extorsión y coacción contra el entonces alcalde de la población, Esteve Ripoll. Los problemas entre ambos surgieron cuando el Ayuntamiento propuso la utilización conjunta del dispensario municipal de Ampuriabrava entre el médico titular, el médico libre y el médico que Insaltud destinaba a Castelló para la época estival. El juzgado desestimé, en aquel momento la querella presentada por Lizán, que aseguraba que la actuación del alcalde de Castelló le había provocado "graves perjuicios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de julio de 1987.

Lo más visto en...

Top 50