Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Violentos incidentes en Riaño tras el suicidio de un vecino

Un vecino de Riaño (León), Simón Pardo del Molino, de 54 años, se suicidó ayer, disparándose con una escopeta de caza en el vientre, tras conocer que su casa iba a ser demolida próximamente. Según sus vecinos, Simón Pardo llevaba varios días "angustiado porque no sabía adonde ir". Tras conocerse el hecho se produjeron duros enfrentamientos entre los vecinos y la Guardia Civil, que cargó contundentemente contra los concentrados frente a la vivienda del fallecido. Varios testigos afirmaron que miembros del servicio de información de este cuerpo, de paisano, dispararon fuego real sin blanco fijo.

El cadáver de Simón Pardo fue encontrado en su domicilio por su primo Teótimo del Molino, que desde una localidad próxima a Riaño había ido a visitarle para ofrecerle su casa.El fallecido estaba recostado en la cama de su habitación, con un disparo de escopeta en el vientre y en medio de un gran charco de sangre. Junto al cuerpo se encontró también una navaja.

La autopsia revela que el vecino de Riaño murió entre las cuatro y las seis de la madrugada de ayer por un disparo de un cartucho de postas.

La única preocupación de Simón Pardo en los últimos días, según sus vecinos, "era buscar un alojamiento, ya que estaba soltero y carecía de suficientes medios económicos para alquilar una vivienda fuera de Riaño". Sus únicos familiares directos viven en Bilbao y Sevilla.

Nada más conocerse la noticia, los vecinos se agruparon en los alrededores de la vivienda del fallecido, donde fuerzas antidisturbios de la Guardia Civil cargaron con extrema dureza. Los manifestantes gritaban: "¡Asesinos!" y "¡Fuera pistoleros de Riaño!".

Los enfrentamientos se sucedieron hasta las 16.30, convirtiéndose las calles del pueblo en escenario de una auténtica batalla campal.

Por otra parte, el alcalde de Riaño, Huberto Alonso, y las nueve personas que fueron detenidas el pasado viernes durante otros incidentes por las demoliciones ftieron puestos en libertad a primera hora de la madrugada de ayer tras prestar declaración en el juzgado de instrucción de Cistierna.

Páginas 14 y 15

Editorial en la página 10

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 1987

Más información

  • Simón Pardo se mató de un tiro de postas