Una adolescente de 14 años, violada al salir del baile

La adolescente de 14 años M. I. H. C. fue violada en la tarde del vieirnes por un individuo de 18 años, de 1,55 metros de altura, moreno y de pelo corto, llamado Emilio, al salir de una discoteca de Fuenlabrada. La víctima había ido por la tarde a la discoteca Majo, propiedad del presidente del Club de Fútbol Fuenlabrada, en donde se encontró con Emilio, al que conocía de coincidir otras veces en el mismo lugar. Otra joven fue violada 24 horas antes en la misma localidad. Los dos casos fueron denunciados.

M. I. y Emilio estuvieron bailando juntos en la sesión de tarde de la discoteca. Cuando ella le anunció que tenía que irse a casa, pues se le hacía tarde -serían aproximadamente las 20.45-, él se ofreció a acompañarla.Ya en la calle, según fuentes policiales, Emilio amenazó a la joven con una navaja para ir en dirección contraria a su domicilio. M. I. fue obligada a dirigirse con él hacia unos pinares próximos al cementerio de la localidad. Una vez allí, Emilio consumó la violación. La niña fue recogida por un coche patrulla de la Policía Nacional, que la trasladó a la comisaría de Fuenlabrada, localidad de 118.000 habitantes próxima a Madrid.

Desde allí fueron avisados los padres, que presentaron denuncia y llevaron a su hija al hospital Severo Ochoa, de Leganés, en donde se le realizó un reconocimiento ginecológico. Según fuentes del centro sanitario, la exploración demostró que "la niña había sido violada y se observaban lesiones mínimas en su cuerpo".

La víctima, que posteriormente fue trasladada a su domicilio, había acabado en junio el octavo curso de enseñanza general básica. El presunto violador tiene antecedentes penales, según fuentes policiales.

En la misma localidad, 24 horas antes, fue violada otra mujer de unos 20 años de edad. Dos individuos consumaron su agresión sexual detrás de las dependencias de la Caja Postal, sita en la calle de Belén y a unos 200 metros del cuartel de la Guardia Civil.

La muchacha, que también presentó denuncia en la comisaría, fue sorprendida por los violadores en una zona próxima a la estación de ferrocarril, que actualmente se encuentra en obras. Los dos individuos se dieron a la fuga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50