La profanación de la tumba de Perón agrava el estado de salud de su viuda

La viuda del ex presidente argentino Juan Domingo Perón, María Estela Martínez ha sufrido un empeoramiento áe su hipertiroidismo a raíz de la tensión nerviosa que le ha producido la profanación de la, tumba de su difunto esposo en Buenos Aires, según los médicos que la atienden en su residencia de Madrid.María Estela Martínez, que gobernó su país desde la muerte de Perón en 1974 basta el golpe militar de 1976, debe guardar total reposo y no debe sufrir ninguna nueva "perturbación psíquica", ya que se podría agravar su estado, según los médicos.

Un parte emitido por el facultativo que la atierde, José García Peñuela, señala que María Estela Martínez sufre un agravamiento de la enfermedad de Graves-Basedow (hipertiroidismo), y que no se le pueden administrar antítiroideos debido a que, además, padece de una leucopenia (disminución de los glóbulos blancos en la sangre).

El agravamiento de la ex presidenta argentina le impidié grabar un mensaje radíado que tenía previsto enviar ayer a Argeritina, según declaró su abogado y apoderado, Juan Labahe.

El mensaje, facilitado por Labahe, hace un llamamiento para evitar el odio y los rencores entre los argentinos y critica a quienes "no dejan descansar en paz, aun después de la muerte, al hombre al que amé y dediqué mi vida entera".

El sepulcro del general Ferón en el cementerio bonaerense de Chacaritas fue profanado la semana pasada por un grupo de desconocidos que se llevaron los huesos de las manos y la espada del general, por lo que pidieron un rescate de ocho millones de dólares (unos 980 míllones de pesetas).

Los médicos de María Estela Martínez han recomendado su traslado desde su residencia en la calle de Moreto, en Madrid, a la casa de unos amigos -cuya localización no fue facilitada-, y no descartan su hospitalización en caso de un nuevo agravamiento de su estado de salud.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La ex presidenta, de 56 años, ha perdido tres kilos en los últimos días y ahora pesa 43 kilos, por lo que está siendo sometida a un tratamiento riguroso de recuperación, informó Lebahe.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS