Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España estudiará que las cajas emitan acciones

La sugerencia de que las cajas de ahorro sean autorizadas a capitalizarse mediante la emisión acciones o participaciones privadas, idea que acaricia la posibilidad de hacer sociedades anónimas en este 40% del sistema financiero, fue ayer admitida como asunto de futuro estudio por el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, en la apertura de la 59 asamblea general de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA).Debido a que podría desnaturalizar el estatuto jurídico dado hace dos años a las cajas por su ley de órganos rectores, que elevó la representación de las corporaciones locales -hasta un 40% en las de función privada y hasta el 51 % en las de fundación pública, la sugerencia había sido lanzada en las últimas semanas desde la CECA como algo de muy difícil realización en la actualidad. El propio director general de la confederación, Miguel Allué, comentó ayer, al abrir la asamblea general, que "quizá no, sea el momento más oportuno" para estudiar en las cajas transformaciones como las registradas en el Reino Unido o en Italia.

Por ello, sorprendió entre algunos presentes que Mariano Rubio, tras afirmar que las cajas, "por su especial configuración institucional, no pueden obtener capital de sus socios", añadiera que ello con independencia de que en el futuro puedan buscarse o estudiarse algunas de las fórmulas que mencionaba Miguel Allué". Posteriormente, fuentes del Banco de España precisaban que fue una respuesta de "mera cortesía" y que sólo cabe ampliar las actuales emisiones de oblígaciones subordinadas a títulos con interés variable y ligado a la evolución del negocio, pero sin derechos políticos.

En su discurso de apertura, Miguel Allué anticipó que los asambleistas llorarán "por la soledad de la política monetaria", pedirán freno a un gasto público que ha impedido reducir el déficit en la medida en que lo permitieron los ingresos fiscales de 1986, y se sumarán a las propuestas del Banco de España para modificar el sistema de financiación del déficit y poner un límite efectivo al recurso del Estado al banco emisor.

Por su parte, el gobernador del Banco de España expresó la esperanza de que la paulatina normalización de la situación monetaria y la reducción del déficit público permitan, respectivamente, restablecer en "pocos meses" la liberación de inversiones españolas en el exterior y la reducción del 10% de los recursos que las cajas deben invertir en pagarés del Tesoro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 1987