Las unidades de intervención rápida del Ejército se formarán exclusivamente con voluntarios

Las unidades de intervención rápida o combatientes del Ejército de Tierra -Legión, Brigada Paracaidista, Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) o Compañías de Operaciones Especiales (COE) estarán formadas íntegramente por voluntarios especiales que firmarán un contrato de permanencia de 18 meses, ampliables a tres años, según fuentes del Estado Mayor del Ejército. El principal objetivo del Ejército consiste en superar la desarticulación que padece esta institución a raíz del profundo proceso de modernización que experimenta, que es el más amplio de los tres Ejércitos.

Más información

La estructura operativa del Ejército de Tierra quedará formada por las Unidades de Intervención Rápida, de un lado, y por las unidades normales. Las primeras deben estar dotadas de medios para poder desplazarse en sólo 12 horas a cualquier punto conflictivo, incluidas zonas fuera de las fronteras nacionales, cómo puede ser el norte de África. Entre estas unidades figuran las ya mencionadas, y puede unírsele la Brigada Motorizada 23, con base en Viator (Almería).A las Unidades de Intervención Rápida serán destinados exclusivamente soldados del denominado voluntariado especial de la clase A, que cobrarán 24.600 pesetas los primeros meses y unas 50.000 el resto. La mayoría de estos soldados pasará unos primeros meses de formación en los campamentos de Valdespartera (Zaragoza) y Rabasa (Alicante). En esos mismos campamentos pasarán los primeros meses de formacíón, aunque en épocas diferentes, los soldados de milicias universitarias- o IMEC.En el resto de unidades, que pueden calificarse de normales, el porcentaje de soldados voluntarios ascenderá al 15%. En total, y cuando el proceso de ' reducción del Ejército concluya en 199 1, el número de soldados del Ejército será de 195.000 personas, de los que unos 30.000 serán voluntarios, bien de la clase A o del tipo B (Éstos serán destinados a puestos técnicos de unidades normales como, por ejemplo, conductores de carros de la División Acorazada).

En los últimos meses, ya han sido convocadas 2.400 plazas de voluntarios para la Legión y 2.280 para la Brigada Paracaidista. Estos dos grupos se incorporarán el 15 de diciembre de este año. Por el momento, para las Compañías de Operaciones Especiales han sido convocadas plazas de la clase B.

Reforma y modernización

Los mandos militares estiman que, en caso de conflicto, es muy probable que sólo tuvieran que ser utilizadas en el hipotético frente -las Unidades de Intervención Inmediata, mientras las otras quedarían en reserva para ser empleadas si fuera necesarib o si el conflicto se pro-. longara. Actualmente, los expertos militares españoles creen que un conflicto que afectara directamente a España podría prolongarse durante tres o cuatro meses, mientras en la actualidad sólo existen reservas de guerra para unos 10 días. En 1996, y dentro de las previsiones del Plan Estratégico Conjunto (PEC), se intenta conseguir que en 1996 existan reservas de guerra para 20 días.

Desde que a comienzos de la presente década se inició la reforma y modernización del Ejército de Tierra, los profundos cambios iniciados -como la reducción de las plantillas en 6.000 profesionales, la desaparición de nueve brigadas, el traslado y reconversión de otras, el paso de nueve a seis regiones militares o la creación de unidades de guerra electrónica y transmisiones- han originado que, en la actualidad, el Ejército se encuentre hoy prácticamente desarticulado.La Brigada 11 de la División Acorazada debe trasladarse a Badajoz, pero sólo lo ha hecho en un 60% en los últimos meses. Las brigadas operativas deben contar con propias bases propias, con campos de entrenamientos propios, pero sólo hay ahora nueve de las 20 bases necesarias. La Brigada Aerotransportable o la Brigada 23 están concebidas para- su rápído traslado, pero no disponen de medios para ello. Muchos militares dudan hoy en pedir el pase voluntario a la reservaporque desconocen si tendrán oportunidades reales de alcanzar los grados superiores. Las necesidades materiales previstas en el PEC, como las dotaciones de misiles antiaéreos, no pueden ser cubiertas por problemas presupuestarios.Esta situación ha originado que el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Miguel liliguez del Moral, se haya marcado como,objetivo primordial recuperar la moral de los mandos militares y culminar cuanto antes las reformas de mayor incidencia.

18 bases en tres años

En tres años, se prevé contar ya con 18 bases para las brigadas y otras unidades; este mismo año se culminarán las reformas estructurales en el Cuartel General del Ejército y en el Apoyo a la Fuerza y en breve se fusionarán ya las antiguas regiones octava (La Coruña) y séptima (Valladolid) creándose la Región Militar Noroccidontal.

Dentro de los objetivos prioritarios, el general Íñiguez del Moral también pretende que, ante la falta de medios y recursos, al menos las Unidades de Intervención Rápida cuenten cuanto antes con todo el material y armamento necesario.

El jefe del Ejército desea además acomodar los planes operativos a la nueva situación geostratégica, tras la incorporación de España a la OTAN.

El Estado Mayor del Ejército cuenta entre sus preocupaciones con la creación, de amplios programas y planes tendentes a dos fines: promover el nivel profesional de los mandos militares, y conseguir que los soldados aprovechen reáliñónte su permanencia en las Fuerzas Armadas, tanto en el ámbito puramente militar, como en el campo cultural y educativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de junio de 1987.

Lo más visto en...

Top 50