Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior controlará sin intromisiones la seguridad de los Juegos Olímpicos de 1992

El Ministerio del Interior controlará directamente la operación de seguridad de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. Rafael Vera, secretario de Estado para la Seguridad, presidió ayer la constitución de la Comisión Superior de Seguridad Olímpica. En la reunión, celebrada en Bareelona, los representantes de la Generalitat -el conseller Agustí Bassols- y el del Ayuntamiento barcelonés -el concejal Guerau Ruiz Pena-, aceptaron y rubricaron la creación de la comisión y su estructura política. El coste de esta operación de seguridad aún no se ha calculado.

"La clave de todo este operativo será la inforrriación" explicó ayer Vera. El Secretario de Estado comentó que "la presencia de ETA en Barcelona no se justifica con los Juegos del 92, ETA está aquí por que esta, ciudad les permite buscar y esconderse". Vera anunció la creación de otro comité para garantizar la seguridad de la Expo 92, que se celebrará en Sevilla, "aunque ese plan será distinto porque deberá garantizar la seguridad de la exposición durante todo un año".La comisión que se contituyó ayer en Barcelona tendrá un sólo objetivo: que los Juegos Olímpicos de Barcelona sean tan seguros como lo fueron los de Los Ángeles 84 y evitar un nuevo Múnich 72, en el que 10 miembros del equipo israelí murieron en el transcurso de una acción de la organización palestina Septiembre Negro. De la filosofía de la reunión se desprende que el Gobierno español desea controlar totalmente los juegos de Barcelona sin intromisiones políticas. La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona no se han opuesto a este deseo.

La prevención de actos de carácter terrorista y la acción de delincuentes comunes serán los dos grandes objetivos de un plan de seguridad que deberá estar elaborado en 1989 y puesto en marcha en 1991. Sin embargo, en 1992, año de los juegos, la seguridad de deportistas, periodistas, directivos y público que asista a las instalaciones olímpicas tendrá un tratamiento especial.

También habrá un plan de prevención de catástrofes, evacuación y seguridad vial. Las obras olímpicas serán controladas permanentemente y será prácticamnete imposible acercarse a ellas sin permiso. Para conseguir este último objetivo está previsto contar con visores nocturnos y toda clase de material para detectar explosivos o armas. Entre 10.000 y 14.000 personas participarán en la operación. Esta comisión es uno de los dos órganos autónomos del Comité Organizador Olímpico Barcelona 92 (COOB 92). El otro, aún por constituir, es el de radiotelevisión.

La Comisión Superior de Seguridad Olímpica cuenta con la presencia de los máximos representantes de Interior, del que depende el Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil; la Generalitat, con mando sobre los Mossos d'Esquadra; la Delegación del Gobierno en Cataluña; el Gobierno Civil; Ayuntamiento, que dispone de los efectivos de la Guardia Urbana; y Protección Civil. Josep Miquel Abad, consejero delegado del COOB 92, será el enlace entre ese organismo y la comnisión de seguridad, de la que también es vocal.

El Comité Superior de Seguridad Olímpica, cuya composición y funcionamiento son meramente políticos, tendrá en la Comisión de Dirección y Coordinación de las Fuerzas de Seguridad a su órgano ejecutivo. Al frente de esta comisión estará el Gobernador Civil de Barcelona y su funcionamiento se asemejará al de la Junta de Seguridad, donde se han registrado numerosos problemas de carácter político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de junio de 1987

Más información

  • Más de 10.000 personas participarán en la operación