Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo argentino decidirá sobre la constitucionalidad de la ley de 'obediencia debida'

El juez federal argentino Juan Manuel Ramos Padilla declaró el jueves inconstitucional la llamada ley de la obediencia debida en las fuerzas armadas al fallar en el caso de Raúl Óscar Tevez, un civil detenido por participar en secuestros y torturas durante la guerra sucia contra la subversión y que había reclamado ser eximido de proceso. La Corte Suprema de Justicia (Tribunal Suprerno), integrada por cinco jueces con rango de ministros, debe pronunciarse ahora sobre el recurso presentado por el abogado defensor de Tevez.

Los familiares de ciudadanos secuestrados por el grupo parapolicial autodenominado SWAT, del que formaba parte Tevez, solicitaron a Ramos Padilla que negase el beneficio de la obediencia debida a los civiles detenidos. El juez amplió su sentencia y consideró que el artículo primero de la ley viola a su vez el artículo 18 de la Constitución al establecer diferencias ante la justicia entre militares y civiles. Otras demandas señalan que la ley atenta también contra otros nueve artículos de la Constitución.

Los cinco miembros del tribunal habían sido consultados por el presidente argentino, Raúl Alfonsín, sobre el texto antes de que el proyecto de ley fuera enviado al Congreso, y tres de ellos estuvieron entonces de acuerdo, de forma tal que se espera ahora una sentencia favorable. Pero la decisión del tribunal se inscribe en un conflicto entre el poder ejecutivo y el judicial. Los funcionarios del Gobierno se defendieron de las críticas que le hizo la oposición en el Parlamento acusando a los jueces de no haber fijado los límites de la obediencia debida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 1987