Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RESULTADOS ELECTORALES / MUNICIPALES

Las nueve capitales, pendientes de Alianza Popular y el CDS

LUIS MIGUEL DE DIOS El espectacular crecimiento del CDS y el fuerte retroceso del PSOE han dado un vuelco a la situación municipal en Castilla y León. AP también pierde votos, pero se beneficia indirectamente de la caída socialista. Si AP y el CDS firman un pacto general -más anhelado por los conservadores que por los centristas- el PSOE no gobernaría en ninguno de los ayuntamientos de las nueve capitales de provincia; sólo podría respirar tranquilo en Ponferrada (León), donde conserva la mayoría absoluta, y, en menor medida, en Miranda de Ebro (Burgos), Bejar (Salamanca) y Medina del Campo (Valladolid), aunque un eventual pacto con Izquierda Unida evitaría sorpresas.

En Salamanca y Zamora el PSOE no sólo ha perdido la mayoría absoluta, sino que ha sido superado en votos por AP. En Valladolid baja de 18 a 12 concejales, AP pierde uno (pasa a tener nueve) y el CDS se beneficia del deterioro de las dos formaciones mayoritarias y, con siete capitulares, se convierte en árbitro de la situación. Tomás Rodríguez Bolaños, alcalde de Valladolid desde 1979 y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), tendrá que pactar con el CDS o gobernar en minoría.

León y Burgos son dos raros islotes, no sólo en el panorama regional, sino en el nacional. Las siglas han importado mucho menos que el nombre de quien tiraba de las candidaturas independientes. Juan Morano, adalid de la separación de León de Castilla, consigue en la capital leonesa 12 concejales. No dispone de mayoría absoluta, pero es impensable un pacto de los tres partidos con representación en el ayuntamiento: PSOE (nueve); AP (cuatro) y CDS (dos). Morano volverá a hacer una política de claro enfrentamiento con la Junta de Castilla y León, aunque ahora esté gobernada por sus antiguos correligionarios de AP.

En la capital burgalesa los resultados son aún más espectaculares. AP rechazó la candidatura impuesta desde Madrid, basada en hombres de confianza del anterior alcalde, José María Peña (ex PDP).

Éste afrontó el reto y se presentó como Solución Independiente (SI), amparado y protegido por el comité nacional de AP. Resultado: José María Peña ha logrado 17 ediles -mayoría absoluta-; AP, finalmente, no pudo presentar lista, lo que le puede costar la Diputación provincial, hasta ahora en manos conservadoras, y PSOE (ocho) y CDS (dQs) serán meros comparsas.

Ávila es también un caso raro. Es la única capital de provincia donde el CDS (12 concejales) logra mayoría absoluta y donde el PSOE desciende al mínimo más bajo (tres). Soria tendrá alcalde aliancista porque es poco probable un acuerdo entre PSOE (ocho) y CDS (tres). Los socialistas fueron la fuerza más votada en Segovia (ocho capitulares).

Si el pacto entre AP y CDS llega a consumarse, el PSOE tampoco dejaría de gobernar las diputaciones de Valladolid y Salamanca. En la comarca de Las Arribes del Duero (Salamanca), donde se quiere instalar un laboratorio de experimentación nuclear, el PSOE defendió el proyecto y lo ha pagado caro. Ha perdido los alcaldes de Aldeadávila, Lumbrales y Villarino de los Aires; AP, antes en minoría, ha duplicado los votos socialistas. En las urnas aparecieron pegatinas con un "nuclear no".

En el pueblo natal del fundador de las JONS, Onésimo Redondo, llamado desde la guerra civil Quintanilla de Onésimo, la victoria fue para los hombres de Santiago Carrillo, el PTE-UC, quienes obtuvieron cuatro concejales por dos de AP, dos del CDS y uno del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 1987