Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thatcher llega a las elecciones con todos los sondeos a su favor

La campaña electoral, que durante cerca de un mes ha inundado las páginas de los periódicos y los mejores espacios de las cadenas de radio y televisión, llega hoy a su fin con todos los sondeos prediciendo una victoria conservadora en las elecciones generales de mañana, aunque de dimensiones más reducidas que su avalancha de 1983 cuando la primera ministra, Margaret Thatcher, consiguio una mayoría de 144 diputados en la Cámara de los Comunes.

Sin jornada de reflexión como en otros países europeos, y aparentemente sin la más mínima compasión por una población que se declara hastiada del bombardeo electoral, los partidos y sus líderes aprovechan las últimas horas de la campaña para intentar llevar a los indecisos a su molino.

Margaret Thatcher, que regresó a Londres a media tarde tras 18 horas en la cumbre de Venecia, calificada de electoralista por la oposición, participó en su último mitin de campaña en el condado de Yorkshire mientras que su principal oponente, el líder laborista, Neil Kinnock, lo hacía en Leeds, otra ciudad del mismo condado. Por su parte, los líderes de la Alianza, David Oweri, socialdemócrata, y David Steel, liberal, trataron de convencer en Londres de que sólo un desplazamiento de votos de última hora hacia ellos podría impedir "un gobierno indiscutido" de Margaret Thatcher.

El último sondeo

El último sondeo, publicado ayer por el liberal The Guardian y realizado por la organización Marplan, coloca a los conservadores 13 puntos por encima de los laboristas, con la Alianza en tercer lugar con un modesto 18%. El sondeo de The Guardian está compensado por otros dos publicados el lunes, según los cuales los laboristas están acortando distancias en Londres y en el sureste del país. Sin embargo, a pesar de eso, la media de las últimas cinco encuestas sigue colocando a los tories a 9,4 puntos por encima de los laboristas, lo que daría a Thatcher una mayoría de 66 diputados.La primera ministra volvió a dejar bien claro en una entrevista televisiva para el programa Panorama, de la BBC, su negativa total a pactar un gobierno de coalición, en el caso, "poco probable", según ella, de que no obtenga la mayoría absoluta.

Margaret Thatcher rechazó de plano, por su impracticabilidad, la posibilidad de que "los liberales, social-demócratas, nacionalistas escoceses y un par de partidos irlandeses dicten sus condiciones a un Gobierno". "Si somos el partido más votado", dijo, "someteremos nuestro programa al Parlamento y nos someteremos a su veredicto", dando a entender que preferiría una nueva convocatoria electoral antes que negociar una coalición.

Los dos partidos mayoritarios, en un esfuerzo de última hora destinado a ganarse a los indecisos, inundaron ayer los periódicos nacionales con anuncios a toda plana atacando la política de sus contrarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de junio de 1987