Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narcís Andreu critica el exceso de aeropuertos que existe en España

Narcís Andreu, presidente de Iberia, criticó ayer "la estructura aeroportuaria excesivamente densa" que existe en España, con 34 aeropuertos en funcionamiento, y que fuerza a la cobertura de grupos de líneas con destinos inferiores a los 300 kilómetros.En una conferencia sobre El transporte aéreo en España, pronunciada en el club Siglo XXI, Andreu señaló que el año 1986 fue malo en general para las líneas aéreas, que vieron condicionadas su gestión por causas exógenas, tales como el incidente libio (ataque norteamericano sobre Trípoli) y el accidente en la central nuclear soviética de Chernobil.

"La repercusión de estos hechos sobre la cuenta de resultados del conjunto de las compañías aéreas ha sido negativa: las 21 empresas que forman la Asociación Europea de Líneas Aéreas (AEA) tuvieron de forma consolidada peores resultados en 1986 que en 1985. Asimismo, las compañías que forman la IATA, de una situación de beneficio en 1985 pasaron a una de pérdidas en 1986, mostrando una clara tendencia al empeoramiento", dijo el presidente de Iberia.

Si bien la compañía española presentó un mejor balance que el general, Narcís Andreu aseguró que "desde el punto de vista del tráfico de pasajeros 1986 ha sido un año traumático, que no han conseguido superar las cifras pasajero / kilómetros transportados en el año anterior". En lo que va de año, sin embargo, la situación está mejorando, e Iberia, concretamente, ha mejorado en 300.000 pasajeros el número de los transportados.

En relación a la situación de los aeropuertos españoles, el presidente de Iberia vino a decir que una solución posible es la creación de líneas regionales.

Por último, Andreu opinó que la liberalización del transporte aéreo en Europa es inevitable, si bien estimó que el proceso llevará tiempo. A su juicio, la desregulación en Europa será muy similar a la registrada en Estados Unidos, con participación añadida de las grandes compañías aéreas estadounidenses. "Esto obligará a las compañías europeas a alcanzar acuerdos de asociación para obtener una economía de escala", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de junio de 1987