Cartas al director
i

Pensiones

Habiéndose publicado en la sección Cartas al director de su diario del 19 de los corrientes un escrito de doña Rosaura Juez, funcionaria jubilada del cuerpo administrativo, qúisiera matizar algunas consideraciones que vierte en materia de clases pasivas.

1. El período de concesión de una pensión de jubilación, efectivamente, oscila entre los 30 y 60 días desde que el oportuno expediente tiene entrada en la Subdirección General de Pensiones Públicas y Prestaciones de Clases Pasivas.

2. En ocasiones, dicho expediente se retrasa en llegar a este centro o llega insuficientemente documentado, como en el caso de la señora Juez, lo que origina un retraso que la propia Administración es la primera en lamentar.

3. Doña Rosaura Juez Gonzalo tiene concedida su pensión de jubilación desde el pasado 15 de abril, sin que hasta la fecha haya pasado por este centro para darse de alta en la nómina correspondiente, lo que sin duda retrasará aún más el percibo del haber pasivo a que tiene derecho.

4. La señora Juez, como todos los funcionarios de la Administración civil o militar del Estado que han visto anticipada su edad de jubilación forzosa por imperio de la ley de Medidas para la Reforma de la Función Pública, ha percibido, a través de este centro directivo, cuatro mensualidades, equivalentes a sus retribuciones básicas en activo, en concepto de ayuda a la adaptación de las economías individuales a la nueva situación creada por dicha anticipación.

5. Este centro directivo dispone de un servicio telefónico que, obviamente, no está cara al público, de ahí que cuando estuvo doña Rosaura en estas oficinas vio "teléfonos que permanecían mudos", porque son de uso interior.

6. Finalmente, quisiera agradecer a la señora Juez dos cosas. En primer lugar, su deferencia al citar en su escrito que este organismo contestó inmediatamente a su solicitud de información a través del servicio telefónico especial de que dispone, y la pro ia carta abierta dirigida a EL PAÍS, en la que, haciendo uso de su derecho a la sana crítica, pone de manifiesto algunas anomalías que la Administración trata de evitar poniendo todos los medios a su alcance.-

Subdirector general de Pensiones Públicas y Prestaciones de Clases Pasivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de mayo de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50