Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

César Manrique,

uno de los españoles que con más pasión utiliza el arte de la palabra, se ha quedado mudo por prescripción facultativa. Después de regresar de Japón, donde comparte con Picasso y con Goya los honores de una exposición organizada una empresa nipona, el artista de los Jameos del Agua de Lanzarote fue sometido a una operación de garganta que le dejará sin habla hasta el próximo jueves. "Estoy desesperado", es una de las frases que escribió ayer en la pizarra blanca con la que se comunica con sus visitas en una residencia de Madrid. De todos modos, lleva el silencio con excelente humor

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de mayo de 1987